Los inversores rusos son escépticos sobre los rumores de guerra

Aunque los activos del país se tambalearon este lunes, aún no han puesto en precio las sanciones económicas más duras

Militar ucraniano en puestos de combate, a las afueras de Avdiivka, Donetsk (Ucrania).
Militar ucraniano en puestos de combate, a las afueras de Avdiivka, Donetsk (Ucrania). reuters

Los inversores rusos no se creen del todo las advertencias de Washington sobre una guerra inminente. Las acciones mundiales cayeron y los bonos soberanos-refugio subieron este lues después de que Estados Unidos dijera que Moscú podría invadir Ucrania en cualquier momento. Aunque los activos rusos también se tambalearon, aún no han puesto en precio las sanciones económicas más duras.

Las advertencias norteamericanas de que un ataque podría producirse en cuestión de días hicieron que las noticias sobre la concentración de tropas rusas en la frontera ucraniana ocuparan los primeros puestos de los sitios web de noticias financieras. Sin embargo, la perspectiva de una guerra con su vecino fue mucho menos prominente en los medios de comunicación rusos. Ello refleja la desconexión entre las advertencias occidentales y los mensajes del Kremlin, que ha negado repetidamente que esté planeando una invasión.

Los mercados reflejan la división. Mientras que los traders se apresuraron a invertir en el dólar estadounidense y el yen japonés, los activos rusos no están valorando los peores escenarios. Por ejemplo, Sberbank, cuyas acciones caían un 5% este lunes. El mayor banco de Rusia ha visto cómo se borran las ganancias del año pasado, pero todavía cotiza en alrededor de 1 veces el valor en libros, según datos de Refinitiv, en comparación con alrededor de 0,8 veces en 2014, después de que Rusia se anexionara Crimea. Si los Gobiernos estadounidense y europeo imponen sanciones a los bancos rusos, muchos inversores extranjeros, que poseían alrededor del 43% de Sberbank según la última presentación, probablemente tendrán que vender. El índice MOEX basado en el rublo, que caía alrededor de un 3% este lunes, sigue estando por encima de sus recientes mínimos de finales de enero.

El rublo también se está mostrando resistente a los rumores de guerra. Es cierto que el presidente Vladímir Putin ha aislado la economía rusa de las represalias occidentales, y que la subida de los tipos de la semana pasada por parte del banco central ha contribuido a la recuperación de la moneda. Pero los inversores no están valorando nada parecido a la recesión provocada por las sanciones en 2014, cuando el rublo perdió casi un 45% de su valor frente al dólar. Los rendimientos de la deuda pública rusa a 10 años, que subían por encima del 10% este lunes, están muy lejos del 16% o más que alcanzaron a finales de 2014.

Incluso si Rusia invade, la preocupación por cortar el suministro de gas a Europa puede hacer que Estados Unidos no llegue a imponer las sanciones más brutales. Pero los Gobiernos occidentales tienen muchas otras formas de infligir daños económicos. Si la guerra es realmente inminente, habrá mucho más daño para los inversores.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías