Crónica de Bolsa

El Ibex cede un 2,55% y pierde los 8.600 puntos por el temor a una guerra en Ucrania

Fuertes descensos en toda Europa ante el aviso de EE UU de que Rusia podría invadir el país en cualquier momento

La tensión geopolítica se recrudece después de que EE UU haya advertido de que Rusia puede invadir Ucrania en cualquier momento. Esto ha llevado a los precios del petróleo a volver a escalar a máximos de siete años, superando los 95 dólares por barril, aunque después se han moderado, y ha desatado las ventas en la renta variable. El Ibex ha cerrado con una caída del 2,55%, hasta los 8.573,8 puntos, tras haber llegado a poner a prueba el umbral de los 8.500 puntos en los peores momentos de la sesión.

Así, la semana ha arrancado con un lunes negro en las Bolsas. Las caídas han rondado el 3% durante la mañana y momentáneamente se han suavizado al entorno del 2%. Pero una apertura negativa en Wall Street arruinó la posibilidad de recuperación. Pese a todo, en los últimos compases de la negociación en Europa, el Nasdaq sacaba fuerzas de flaqueza y subía cerca de un 1%.

Todos los valores del Ibex 35 han cerrado en rojo, a excepción de Cellnex, que ha sumado un 0,39%. ArcelorMittal ha caído un 6,33%; IAG, un 4,83%, y Fluidra, un 4,3%. Los bancos han sido los grandes perdedores de la sesión, con retrocesos del 4,05% para Sabadell, del 3,96% para BBVA; del 3,88% para Santander; del 2,81% para CaixaBank, y del 2,37% para Bankinter.

"La conversación entre Biden y Putin el sábado se saldó sin resultados concluyentes, y habrá otro encuentro mañana martes entre Olaf Scholz y Putin para intentar resolver la situación por la vía diplomática, a la vez que el canciller alemán recalcará cuáles pueden ser las consecuencias para Rusia en caso de invasión", explican desde Renta 4. Los expertos vaticinan que una invasion en Ucrania hundiría aún más las Bolsas y dispararía el petróleo por encima de los 100 dólares el barril.

Los expertos recuerdan que los mercados han estado convulsionados desde que la sorpresa de la inflación en EE UU la semana pasada, más alta de lo esperado, provocara especulaciones de que la Reserva Federal podría aumentar tipos de interés en 50 puntos básicos en marzo. Al temor monetario se suman los miedos a un escenario bélico, que aumentaría los precios de la energía, lo que provocaría que la inflación fuera un problema aún más duradero.

La presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, restó importancia a la necesidad de un movimiento de medio punto en una entrevista el domingo, diciendo que ser demasiado "abrupto  y agresivo" en la política podría ser contraproducente. El mercado de futuros todavía da como un posible escenario que el 16 de marzo el Banco Central suba los tipos en 50 puntos básicos de una tacada, pero con menos probabilidad. El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, ha avisado en la tarde del lunes que la tasa de inflación, desbocada al 7,5% en enero, justifica una actuación conduente.

Por su parte, la prima de riesgo española se sitúa por encima de los 100 puntos básicos por primera vez desde 2020, tras registrar una notable subida de casi 10 puntos básicos en la jornada. Esta intensidad no se apreciaba desde abril de ese año, coincidiendo con momentos de elevada tensión en el mercado a causa de la pandemia.

El diferencial que exige el mercado al bono español a 10 años sobre el alemán se ha ensanchado en más de 25 puntos básicos en lo que va de mes de febrero, coincidiendo con el cambio de tono del BCE, anunciado el pasado día 3 por Lagarde y que ha abierto la puerta a una subida de tipos de interés este año en la zona euro.

El alza de rentabilidades se ha acentuado de forma generalizada con ese mensaje en toda la deuda soberana, pero la española se desmarca en la jornada de este lunes. El bono a 10 años abona un 1,29%, 0,1 puntos básicos menos que el viernes, mientras el bund alemán vuelve a erigirse en refugio ante la inquietud de que está provocando la tensión bélica en Ucrania. El rendimiento del bono alemán, que el viernes se acercó al 0,3%, retroceda al 0,28%.

El riesgo de guerra en Ucrania ha hecho que el euro retroceda a 1,13 dólares, desde el máximo de 1,1495 dólares de la semana pasada. El yen, uno de los grandes refugios, recupera algo de terreno para dejar al dólar en 115,50 yenes, desde un máximo de 116,33.

Los precios del petróleo han marcado nuevos máximos de siete años en medio de preocupaciones por la invasión rusa al territorio ucraniano, ya que desencadenaría sanciones estadounidenses y europeas e interrumpiría las exportaciones del principal productor de petróleo en un mercado ya ajustado. No obstante, el petróleo Brent, de referencia en Europa, retrocede ahora posiciones tras superar los 95 dólares el barril.

Normas
Entra en El País para participar