Transporte

Bip&Drive mejora sus resultados y crece en usuarios pese al fin de varias vías de peaje

Aumenta el número de clientes a 1,25 millones y confía en el pago por uso en las autovías para un mayor progreso

El director general de Bip&Drive, Josep Jové.
El director general de Bip&Drive, Josep Jové.

Niveles de tráfico de pago en 2021 aún por debajo de los alcanzados antes de la pandemia y la subida de barreras en autopistas como la AP-1, AP-4 y más recientemente en la AP-7 y AP-2 convirtieron el pasado ejercicio en todo un desafío para la plataforma de servicios al conductor Bip&Drive, que ha conseguido defender su cuenta de resultados y, sobre todo, la nómina de clientes.

La participada por Abertis, Cintra, Itínere y CaixaBank, con siete años de desarrollo a partir del telepeaje, intermedió operaciones por 258 millones de euros, lo que deja unos ingresos de 14,5 millones, con un incremento del 9%. El ebitda, de 5,8 millones, se disparó un 26%.

Factura 14,5 millones, un 9% más, y su ebitda sube un 26%, hasta los 5,8 millones

El director general, Josep Jové, defiende que se trata de la plataforma de movilidad con más usuarios del país, con 1,25 millones de suscriptores en la plataforma de pagos, “gracias a que el cliente ha decidido quedarse para seguir utilizando el telepeaje, pero también el pago en gasolineras, en aparcamientos y otros servicios relacionados con el conductor y su vehículo”. Entre los clientes son mayoría los españoles, pero también contratan el servicio italianos, franceses o británicos. “Este ha sido un año de finalización de peajes por ejemplo en Cataluña, pero nos ha ayudado el plan de bonificaciones a los conductores en Galicia”, explica Jové.

El reto inmediato está en consolidarse como una de las aplicaciones multiservicios (superapp) que sobreviva al boom tecnológico que rodea en estos momentos a la movilidad: “Tememos claro que el usuario no va a querer tener 15 aplicaciones distintas en su teléfono móvil para moverse”, dice el directivo.

Bip&Drive apostó hace tres años por diversificar su carta de servicios de pago, dependiendo de las suscripciones el 85% de sus ingresos, y entrando en segmentos como el del seguro. Su último paso ha sido la alianza con Parkimeter para la reserva de aparcamientos de larga estancia en 255 puntos de Madrid y Barcelona. La tecnológica de las principales concesionarias españolas compite con otras apps como Waylet de Repsol o elParking de Eysa, pero su dominio es incontestable en el telepeaje.

El líder del telepeaje gestionó pagos por 258 millones el año pasado

Desde esa posición, Jové aprecia una oportunidad de desarrollo con la esperada tarificación de carreteras de alta capacidad: “El pago por uso en autovías, que pretende implantar próximamente el Gobierno, debe permitirnos crecer exponencialmente, reforzando nuestro liderazgo en el vertical de peajes”. Una palanca que se complementará con la generalización de zonas de bajas emisiones en grandes urbes en 2023.

Normas
Entra en El País para participar