Infraestructuras

Fin al peaje en la AP-7: la ministra Sánchez promete igualdad territorial en el futuro pago por uso

La titular de Transportes asegura que el sistema no se parecerá al actual

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, esta tarde en la playa de peajes de la AP-7 en La Roca del Vallés (Barcelona).
La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, esta tarde en la playa de peajes de la AP-7 en La Roca del Vallés (Barcelona).

La supresión de barreras en la autopista AP-7, en su tramo entre Tarragona y La Jonquera, se ha convertido en el primer acto de fuerte impacto público para la ministra de Transportes, Raquel Sánchez. Y en plena playa de peajes, en la localidad de La Roca del Vallès (Barcelona), ha asegurado que lo que viene en el futuro, el pago por uso en autovías, no se parecerá en nada al actual modelo de peajes.

Sánchez ha hablado de una tarificación homogénea en todo el país, bajo la premisa de quien contamina paga. “En ningún caso será asimilable ni tendrá nada que ver con la idea de peaje tal y como se conoce”, ha sostenido, “será un sistema público, justo y homogéneo territorialmente, que no produzca agravios”.

En la medianoche vence el contrato por el que Abertis ha operado la AP-7 y la AP-2. Según estimaciones de Transportes, los conductores ahorrarán 752 millones anuales. La ministra ha destacado que ya se están asegurando las inversiones para el mantenimiento y mejora.

El paso gratuito hará de efecto llamada a nuevos usuarios, lo que ha movido al Ministerio a realizar un estudio de demanda y necesidad de actuaciones.

La reversión de las concesiones de Acesa supone la liberación de 477 kilómetros: 262 kilómetros de la AP-7, en régimen de concesión en los últimos 47 años, y 215 kilómetros de la AP-2, bajo gestión privada desde hace 55 años. Para Cataluña supone la eliminación total de las barreras en vías de alta capacidad bajo titularidad estatal. Y en el caso de Aragón, circular será un 76% más barato para el usuario. Ambas autopistas habían alcanzado cinco décadas de operación privada tras prórrogas por 26 años.

Desde Transportes se recuerda que ha sido levantado el pago en 1.029 kilómetros desde junio de 2018. La puesta en manos de la Administración de la AP-1 (Burgos-Armiñón), AP-4 (Sevilla-Caádiz), AP-7 (Alicante-La Jonquera) y AP-2 (Zaragoza-El Vendrell) deriva en un ahorro anual de 1.400 millones para los conductores.

Junto a Raquel Sánchez han estado a pie de carretera la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, el secretario general de Infraestructuras, Sergio Vázquez, y el director general de Carreteras, Javier Herrero.

Una vez cancelados los peajes en más de un tercio de los 3.000 kilómetros de autopista que había en España, transitar por la red de carreteras del Estado es un 73% más barato que en 2017.

120 kilómetros de peajes catalanes

Desde este 1 de septiembre quedarán 120 kilómetros con peajes explícitos en Cataluña, todos ellos en vías que son de titularidad de la Generalitat y cuyas concesiones terminan entre 2036 y 2039: el Túnel del Cadí (Lleida), el tramo Sant Cugat-Manresa (Barcelona) de la C-16, el tramo Castelldefels (Barcelona)-El Vendrell (Tarragona) de la C-32 y los Túneles de Vallvidrera.

Además, otras seis vías cuentan con peajes a la sombra, modelo bajo el que el Govern paga una cantidad fija por cada vehículo que pasa: la C-16 entre Manresa y Berga (Barcelona), la C-14 entre Reus y Alcover (Tarragona), la C-35 entre Maçanet y Platja d'Aro (Giona), la C-17 entre Vic (Barcelona) y Ripoll (Girona), el Eix Transversal entre Lleida y Girona y el Eix Diagonal entre Manresa y Vilanova i la Geltrú (Barcelona).

Normas
Entra en El País para participar