Italia escoge la opción menos mala para la presidencia

Si Draghi dejaba el cargo de primer ministro, se corría el riesgo de desencadenar una crisis política en medio de la subida de los precios de la energía

Italia escoge la opción menos
mala para la presidencia

La caótica carrera presidencial italiana ha terminado en la línea de salida. Tras una semana de mucho espectáculo político, los legisladores y los representantes regionales eligieron el sábado al actual presidente italiano, Sergio Mattarella, de 80 años, para un segundo mandato de siete años. La elección evita la implosión del ejecutivo reformista del primer ministro Mario Draghi, que aspiraba a ascender a la presidencia.

La candidatura de Draghi a la jefatura del Estado había puesto nerviosos a los inversores. Mattarella escogió al expresidente del BCE el año pasado para dirigir un Gobierno de gran coalición centrado en la emergencia de la pandemia y en las reformas vinculadas a unos 200.000 millones de euros de fondos de la Unión Europea.

Si Draghi dejaba el cargo de primer ministro, se corría el riesgo de desencadenar una crisis política en medio de la subida de los precios de la energía y el enfrentamiento entre Rusia y Occidente. Anticipando los riesgos políticos, el diferencial entre los bonos del Estado italianos y los alemanes a 10 años se amplió la semana pasada hasta casi 150 puntos básicos, frente a unos 100 durante buena parte de 2021.

Sin embargo, el ex alumno de Goldman Sachs no logró el respaldo político necesario, ni siquiera dentro de la coalición gobernante. Al final, los líderes de los partidos tuvieron que suplicar al octogenario presidente, que tiene el poder de disolver el Parlamento y elegir al primer ministro, que siguiera un mandato más.

Mattarella seguirá garantizando la confianza del país en la moneda única. Esto debería tranquilizar a los inversores, teniendo en cuenta que el resultado de las elecciones del próximo año está muy abierto. Draghi probablemente se mantenga en el cargo hasta el final de la legislatura en 2023. Tendrá más tiempo para intentar completar una agenda de reformas destinada a impulsar el crecimiento de la tercera economía de la zona euro. Dada su edad, es posible que Mattarella no cumpla la totalidad de su nuevo mandato. Esto podría permitir a Draghi volver a optar a la presidencia, probablemente tras la siguiente ronda electoral.