Republicanos y demócratas se unen por la competencia en la defensa

La jefa antimonopolio de EE UU consigue apoyo bipartidista contra la compra de Aerojet por Lockheed

F-16 (de Lockheed Martin) del ejército belga.
F-16 (de Lockheed Martin) del ejército belga. reuters

Ni siquiera el sector militar-industrial puede superar el celo antimonopolio. Desde que se hizo cargo de la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos, Lina Khan ha aumentado la presión sobre la aplicación de la competencia en formas que históricamente estaban en desacuerdo con los miembros republicanos de la agencia reguladora. Su última victoria, conseguir una mayoría para bloquear el acuerdo de 4.400 millones de dólares del gigante de la defensa estadounidense Lockheed Martin con el fabricante de cohetes Aerojet Rocketdyne, ha convencido incluso a los republicanos para enfrentarse a una industria acostumbrada a salirse con la suya.

Khan, que fue nombrada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en junio, ha dejado clara su oposición a la concentración en industrias como la del petróleo y el gas, pero los acuerdos de defensa estaban menos claros. Tener una industria fuerte tiene beneficios para la seguridad nacional, y el Departamento de Defensa de Estados Unidos suele ser un gran cliente de las empresas del país. Así que históricamente se han dejado hacer las fusiones. En 2018, Northrop Grumman ganó la aprobación en su adquisición de Orbital ATK, de cohetes, a pesar de los recelos de la agencia sobre los posibles daños a la competencia, porque la FTC vio “beneficios” para el Departamento de Defensa.

En abstracto, hay razones para que el acuerdo de Lockheed haga reflexionar a los organismos de control. Aerojet es el último gran proveedor independiente de EE UU de motores sólidos para cohetes, y la adquisición por parte de Lockheed le daría el control de un proveedor fundamental para sus competidores. Aun así, el jefe de Lockheed, James Taiclet, ha advertido que bloquear su adquisición podría ofrecer una ventaja a China, que ha superado a Estados Unidos en el desarrollo de las llamadas armas hipersónicas, un área clave para Aerojet Rocketdyne.

Los republicanos, que controlaban la agencia en 2018, siguen teniendo un papel clave en la actualidad. La Comisión tiene cuatro miembros, divididos a partes iguales entre demócratas y republicanos. Y el martes, la FTC anunció que demandaría para bloquear la adquisición de Lock­heed, diciendo que perjudicaría a los contratistas de defensa rivales que dependen de los productos de Aerojet. El voto fue unánime y se produce poco después de que los comisionados acordaran demandar para bloquear la adquisición de Arm por parte del gigante estadounidense de los chips Nvidia, por valor de 40.000 millones de dólares.

Se trata de un cambio de rumbo respecto a la histórica deferencia de la agencia hacia la industria de defensa y una importante victoria para Khan. Los republicanos no solo están de acuerdo en tomar medidas enérgicas, sino que además se trata de un sector que suele ser una zona gris en materia antimonopolio. Al crear un consenso estable sobre las fusiones, el área de aplicación de la FTC que tiene el impacto más inmediato en la concentración del mercado, Khan, por sí sola, desbarata las esperanzas de otros que intentan colar operaciones.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías