Tecnología

Intel invertirá 17.650 millones en dos nuevas fábricas de chips en EE UU

El presidente de EE UU, Joe Biden, con Gelsinger, CEO de Intel.
El presidente de EE UU, Joe Biden, con Gelsinger, CEO de Intel.

Mientras la escasez de chips golpea industrias como la del automóvil o la de electrónica de consumo, Intel anunció este viernes que va a invertir 20.000 millones de dólares (17.650 millones de euros) en la construcción de dos fábricas de chips de última generación en Ohio (EE UU). Según dijo, la inversión ayudará a impulsar la producción de chips para satisfacer la creciente demanda de semiconductores avanzados.

Las fábricas proporcionarán no solo capacidad para los productos innovadores de Intel sino también para atender la creciente demanda del nuevo negocio de fundición de la compañía, Intel Foundry Services. La multinacional anunció el pasado julio que fabricará chips para terceros para plantar cara a rivales como TSMC y Samsung Electronics.

La multinacional espera que las obras de las fábricas comiencen a final de este año y que empiecen a producir en 2025. Intel calcula que en la fase inicial de este proyecto se generarán unos 3.000 empleos en Intel, a los que su sumará la creación de 7.000 puestos de trabajo para la construcción de las plantas. Intel estima que el proceso de producción en las fábricas conllevará igualmente la contratación adicional de “decenas de miles” de trabajadores a nivel local a largo plazo teniendo en cuenta todo el ecosistema de proveedores y socios.

Las plantas se ubicarán en un terreno de más de 400 hectáreas, que puede albergar hasta ocho fábricas de chips. Con la construcción completa, la inversión total podría crecer hasta los 100.000 millones de dólares durante la próxima década, lo que le convertiría en uno de los sitios de fabricación de semiconductores más grandes del mundo.

Estas dos nuevas fábricas “ayudarán a construir una cadena de suministros más resiliente y a asegurar un acceso confiable a los semiconductores avanzados en los próximos años”, dijo el consejero delegado de la compañía, Pat Gelsinger, que añadió que la inversión es una muestra de que Intel “lidera el esfuerzo por restaurar el liderazgo de EE UU en la fabricación de semiconductores”. El gigante de los chips indicó que en el marco de esta inversión prevé invertir 100 millones de dólares adicionales durante la próxima década en alianzas con universidades de Ohio y otras entidades educativas para desarrollar proyectos de investigación conjuntos, reforzar programas de investigación y crear planes de estudio específicos de semiconductores.

Intel defendió que esta inversión no solo beneficiará a Ohio sino que tendrá un impacto económico significativo en todo el ecosistema de la industria de semiconductores de EE UU. Entidades como Air Products, Applied Materials, LAM Research y Ultra Clean Technology ya han informado de planes para tener presencia en la región y respaldar el proyecto de Intel.

Según el gigante de los chips, Ohio es una ubicación ideal para la expansión de Intel en EE UU debido a la oferta de talento, la sólida infraestructura existente y su larga historia como centro neurálgico de fabricación. "Sin embargo, el alcance y el ritmo de la expansión de Intel en Ohio dependerán en gran  medida de la financiación de la Ley Chips", dijo la compañía en un comunicado.

La multinacional estadounidense aún tiene intención de desarrollar su capacidad de fabricación europea, según informa Reuters. La compañía informó en septiembre pasado que podría invertir hasta 95.000 millones de dólares en Europa durante la próxima década y que anunciaría las ubicaciones de dos importantes fábricas en el Viejo Continente para finales de 2021. 

A pesar de no haber cumplido con este plazo, Gelsinger dijo a la agencia este viernes que los planes siguen adelante y que anunciarán los sitios donde instalarán las plantas en los próximos meses.

El movimiento de Intel se produce mientras la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, indicó este jueves la intención de Bruselas de presentar el próximo febrero un plan que permita canalizar ayudas públicas para financiar la instalación de centros de producción de microchips en los países de la UE, ante los problemas de suministro sufridos por el mercado comunitario.

La comisaria ya había anunciado previamente que el objetivo es que para 2030 los 27 produzcan el 20% de los semiconductores a nivel global. Actualmente, produce el 10%.

Intel habría mantenido conversaciones con los gobiernos alemán e italiano, según Reuters. El analista de Gartner, especializado en la industria del chip, asegura que con la inversión en Ohio la presión sobre el gigante estadounidense para ubicar fábricas en Europa podría haberse reducido.

Normas
Entra en El País para participar