Infraestructuras

El consorcio SIS (Sacyr) emite bonos por 518 millones para la autopista italiana A3

Los bancos coordinadores de la colocación han sido JP Morgan y Santander

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique.
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique.

La firma española de infraestructuras Sacyr y la italiana Finninc, socias del consorcio SIS al 49% y 51%, respectivamente, han cerrado la financiación para la concesión de la autopista italiana A3 (Nápoles-Pompeya-Salerno) con la emisión de un bono por 518 millones de euros. Esta inyección de fondos se complementa, según han anunciado las empresas, con un préstamo bancario de 90 millones otorgado por Banco BPM.

La autopista, anteriormente operada por Atlantia a través de Autoestrade Meridionali, fue relicitada por el Ministerio de Infraestructuras y Transporte italiano. En la pugna, SIS se impuso a la propia Atlantia en diciembre de 2019, pero las dos compañías venían compitiendo por el activo desde lejos: en 2015 sus ofertas no alcanzaron las expectativas de la Administración.

La cartera de ingresos de la A3 está estimada en 2.700 millones de euros a lo largo de los 25 años de explotación que fija el contrato. La inversión requerida en obras de modernización y mejoras de seguridad es de 390 millones, lo que también incluye el mantenimiento de la carretera.

La cartera de ingresos de la A3 es de 2.700 millones de euros en 25 años

Los bancos coordinadores de la colocación han sido JP Morgan y Santander. El vencimiento de los bonos llegará en 2045 y Fitch ha otorgado una calificación BBB.

Mecanismo de reequilibrio

Como sucede con la mayoría de los activos de Sacyr en el área concesional, la A3 tiene limitado el riesgo de demanda gracias a una fórmula que compensaría posibles caídas de ingresos por tráfico con subidas tarifarias.

Antes de los trabajos de mejora, esta autopista de 52 kilómetros de longitud tiene una intensidad media diaria de 90.000 vehículos. Su interés reside en que conecta la costa del Vesubio con los puertos de Nápoles y Salerno, además de enlazar con otras autopistas en el sur de Nápoles.

Sacyr ha recordado esta mañana que Italia es uno de sus destinos estratégicos, donde cuenta con concesiones que suman una cartera de ingresos de 17.000 millones de euros. Su estandarte es la autopista Pedemontana-Veneta (162 kilómetros), con una inversión aparejada de 2.600 millones y que estará concluida en su totalidad en este 2022.

El consorcio SIS, por su parte, gestiona tramos de la A21 (Turín-Piaceza) y en la A5 (Turín-Quincinetto), además de la autopista de enlace A4/A5 Ivrea-Santhià y el Sistema de Autopistas de Circunvalación de Turín (Satt), y el tramo Turín-Pinerolo, que suman 320 km. Estas concesiones generarán una cartera de ingresos de 2.900 millones y precisarán de una inversión en mejoras de 800 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar