Madrid es la sexta ciudad europea en la que más sube el alquiler, pero es la novena más barata

El precio de los pisos repunta un 14% en 2021, según HousingAnywhere

París es el lugar más caro de la UE, con apartamentos de casi 2.000 euros

Ciudades más caras Europa Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El mercado del arrendamiento vio crecer sus precios en 2021 en toda Europa y España no se libró de la tendencia. Su capital aparece en el índice internacional de HousingAnywhere como la sexta ciudad del continente en la que más encareció el alquiler, con una subida interanual del 14,2%. Por delante de Madrid solo está Milán, Viena, Reikiavik, Hamburgo y Berlín, que tras la anulación de la ley para topar las rentas ha pasado a encabezar la lista con un repunte del 39,44%.

En octubre de 2020 el precio promedio de alquiler de un apartamento en Madrid era de 1.104 euros. Un año después el coste repuntó hasta los 1.261 euros, pero pese al fuerte avance registrado, sigue siendo uno de los sitios más baratos dentro de Europa. En concreto, es la novena ciudad más asequible, con una brecha de más de 700 euros si se compara con París, el destino más caro. En el extremo opuesto aparecen Turín y Valencia, donde un piso no llega a los 900 euros, según el último informe de la plataforma .

De manera general, se observa un considerable aumento anual acumulado provocado en gran medida por dos factores. Uno de ellos es el aumento del stock de viviendas de alquiler vacacional a corto plazo tras la relajación de las restricciones de viaje que se habían impuesto durante el momento más duro de la pandemia. La segunda causa también deriva de la crisis sanitaria, pues según la plataforma, las limitaciones y sanciones municipales que se aplicaron en varias ciudades europeas desalentaron el desarrollo de nuevas viviendas y la oferta, reduciendo la disponibilidad.

Aunque el incremento se dio de manera sostenida a lo largo del año, se observa que fue en el tercer trimestre de 2021 cuando se produjo la subida más fuerte, con una media de 4,8%. En el caso español el repunte trimestral coincide con la aprobación del anteproyecto de la nueva ley de vivienda, que contempla incentivos fiscales para abaratar los alquileres así como fijar un tope en las áreas tensionadas de las comunidades autónomas que lo soliciten.

A pesar de la reforma, la plataforma cuestiona si el conjunto de medidas tomadas hasta ahora por el Gobierno son la mejor solución para abordar la falta de oferta en el mercado español, pues de acuerdo con ellos, esta es la causa fundamental de la crisis. Barcelona lidera la tendencia de los últimos meses, con un incremento en el cuarto trimestre del año del 5,9% en el alquiler de los apartamentos y de un 5,0% para las habitaciones privadas. En el caso de Valencia la subida fue del 5,1% y del 1,8%, respectivamente. El repunte en Madrid fue un poco más moderado en el caso de los pisos (3,9%), pero se vio diezmado por los aparatosos precios de los estudios, cuya tasa se disparó un 5,1%.

París, Londres, Ámsterdam y Utrecht dominan las primeras posiciones en cuanto al precio del alquiler de todos los tipos de vivienda. La capital francesa ocupa la primera posición tanto para los alquileres de apartamentos (1.963 euros) como de habitaciones privadas (786 euros), seguida de cerca por la capital inglesa que además tiene los estudios más caros (1.210 euros). Por último, ambas ciudades de los Países Bajos se sitúan en el top cinco en todos los tipos de propiedad.

Con estos precios tan disparados, el informe advierte de que la mera regulación de los mercados mediante topes de precios y normativas para lograr la accesibilidad, “no parece estar dando los resultados deseados”. Ejemplo de ello es el mercado en Berlín, donde tras la supresión del tope en el precio a principios de este año se ha experimentado un encarecimiento de casi el 40%, con el agravante de que los inquilinos han tenido que devolver la diferencia entre la cantidad pactada por contrato y la que estuvieron pagando antes de que el Tribunal Constitucional tumbara la ley impuesta por el Parlamento regional.

Como resultado de las “fallidas” regulaciones del mercado durante el año pasado, HousingAnywhere espera que los municipios de toda Europa se vean motivados para introducir nuevas políticas en 2022 que contengan un “mejor equilibrio entre sanciones e incentivos”, a fin de estabi lizar los precios del alquiler y hacerlos más acequibles.

Claves de la nueva Ley de Vivienda

  • El CGPJ emitió la semana pasada un informe desfavorable a la Ley de Vivienda que prepara el Gobierno, lo que retrasará su tramitación. La ley contempla topar y congelar el precio del alquiler en aquellas zonas que las comunidades autónomas declaren como tensionadas. La limitación de los precios se efectuará en el caso de los grandes propietarios (más de 10 viviendas) con personalidad jurídica. Los grandes caseros físicos y los pequeños propietarios, a su vez, estarían sujetos a una congelación de las rentas y a la prórroga automática en los mismos términos de los contratos que finalizasen.
  • Bonificación. Los caseros que rebajen un 5% el precio de las viviendas arrendadas podrán acogerse a la bonificación de hasta el 90% en el IRPF, esto con el objetivo de que les sea rentable y contribuya a un abaratamiento generalizado de las zonas tensionadas, es decir, de aquellos lugares en los que los gastos de la vivienda supongan más del 30% de los ingresos medios de los hogares y en los que los precios suban al menos 5 puntos por encima del IPC.
  • Recargos. La norma prevé recargos de hasta el 150% en el impuesto de bienes inmuebles de casas deshabitadas de un propietario con más de cuatro inmuebles en propiedad.
Normas
Entra en El País para participar