El exgestor de Sandra Ortega pierde el juicio por el finiquito de su despido

José Leyte podrá reclamar una indemnización por despido de alta dirección que superará los 1,6 millones de euros

El exgestor de Sandra Ortega pierde el juicio por el finiquito de su despido

La batalla judicial entre Sandra Ortega, la segunda mayor fortuna de España, contra José Leyte, exgestor de la sociedad patrimonial Rosp Corunna del gigante gallego de la distribución, ha cerrado uno de sus capítulos. Leyte ha perdido el juicio por el que reclamaba su finiquito por despido, según la sentencia del Juzgado de lo Social número 1 de A Coruña, dada a conocer este viernes.

En la sentencia, avanzada por La Voz de Galicia, la jueza ha estimado que desde el inicio, la relación laboral del exmano derecha de Ortega fue de alta dirección, por lo que niega nulidad o improcedencia del despido. Con ello, la Justicia ha desestimado el reclamo de Leyte que exigía que le abonaran la indemnización por despido improcedente (45 días por año trabajado y 22 días después de la modificación de la ley —salarios más bonus—).

En la demanda de Leyte también se pedía que, en el caso de que su contrato fuese considerado de alta dirección, le correspondería la indemnización fijada en el mismo: el preaviso de seis meses, que ascendería a 710.000 euros; y la liquidación correspondiente, en la que se incluiría la parte proporcional de los bonus anuales del ejercicio 2020, que ascenderían en total a 854.083 euros. Esta petición sí ha sido reconocida en el fallo de este viernes, con lo que el exgestor podría reclamar una indemnización que superará los 1,6 millones de euros.

De acuerdo con el fallo, Leyte ocupaba el cargo de máximo responsable de Rosp Corunna y, por lo tanto, era el responsable máximo de su patrimonio "valorado en más de 6.000 millones de euros", el segundo más grande de España.

Leyte dejó la family office el 18 de noviembre del 2020 tras producirse una "pérdida de confianza". Luego de este quiebre, interpuso una demanda contra la firma en la que había trabajado los últimos 20 años por entender que la compensación que le correspondía por su salida era mayor a la propuesta. El directivo defendía que su contrato era ordinario y que, por lo tanto, la extinción de la relación laboral debía de ser calificada como improcedente.

El exgestor recurrirá la sentencia ante la Audiencia Provincial de A Coruña y reclamará la indemnización por despido de alta dirección. Sin embargo, la batalla judicial aún tiene capítulos por cerrar: las dos querellas criminales por apropiación indebida, falsedad documental y administración desleal presentadas por Sandra Ortega contra José Leyte.

Normas
Entra en El País para participar