TSMC hace sabiamente caja con la escasez de chips

Se suma a sus competidores de menor tamaño y sube los precios un 19%

Feria de semiconductores Semicon, en Shanghái (China).
Feria de semiconductores Semicon, en Shanghái (China). reuters

El mayo fabricante de chips deja entrever su poderío. TSMC está subiendo los precios en respuesta a la escasez, debido al rápido aumento de la demanda de productos electrónicos. Junto con el voraz apetito de los clientes, la subida hará que los beneficios crezcan, incluso mientras incrementa el gasto para mantener su enorme liderazgo.

Los atascos en la cadena de suministro han provocado una enorme acumulación de pedidos para TSMC y sus pares. Con el aumento de los prepagos y las fábricas a pleno rendimiento, los ingresos del gigante subieron un cuarto, hasta los 15.700 millones de dólares, en octubre-diciembre respecto al mismo periodo de 2021. Ello contribuyó a elevar los beneficios a 6.000 millones.

Los accionistas están dispuestos a cosechar mayores recompensas. A partir de este año, los chips de TSMC costarán un 19% más de media para sus clientes, estiman los analistas de JPMorgan. Es casi el doble del aumento de 2021 y más del triple que 2020. Aunque otros rivales más pequeños ya han aprovechado la escasez, es la primera vez que lo hace TSMC. Espera que los ingresos del primer trimestre, que suele ir más lento, alcancen los 17.200 millones, un tercio más que el año anterior. Calcula que los márgenes de beneficio bruto podrían alcanzar el 55%, récord para la empresa.

Esto demuestra su gran poder de fijación de precios, gracias a su ventaja tecnológica sobre rivales como Samsung. Fabrica casi todos los chips más avanzados del mundo, que alimentan todo tipo de dispositivos, desde iPhone hasta servidores de centros de datos, pasando por coches.

Parece oportuno amortiguar su cuenta de resultados. Está en medio de una ambiciosa campaña de expansión, que forma parte de un plan de gasto de 100.000 millones para los próximos años. Está construyendo una planta en Japón y está en conversaciones para hacer lo mismo en EE UU y potencialmente en Europa. Espera que los gastos de capital para 2022 alcancen los 44.000 millones, frente a los 30.000 millones de 2021. Subir los precios y cobrar algunas de sus ganancias inesperadas la ayudarán a gastar sobrada de confianza.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías