Las madres estadounidenses no quieren volver a la oficina

La pandemia ha potenciado el autoempleo en EE UU a través de plataformas como Etsy, de artesanía

Tienda Christmas in New York, en Nueva York (EE UU), el pasado 12 de diciembre.
Tienda Christmas in New York, en Nueva York (EE UU), el pasado 12 de diciembre. reuters

Millones de estadounidenses han apostado por el autoempleo, y eso tiene algunas consecuencias serias. El Covid puso patas arriba la mano de obra del país, sobre todo la femenina. Unas 3,5 millones de madres con hijos en edad escolar salieron del mercado en 2020. Si bien la tasa de paso general ha caído bruscamente desde su máximo, hasta el 4,2% en noviembre, a las empresas sigue costándoles que la gente vuelva. En octubre había 0,7 desempleados por cada vacante.

Las mujeres están creando sus propios lugares de trabajo, encontrando empleo a través de canales online como Etsy, en el que los artesanos venden sus artículos. Casi 5 millones de personas solicitaron crear un nuevo negocio de enero a noviembre, un 56% más que en el mismo periodo de 2019, y una gran parte no tienen empleados. Casi 1 millón se decantó por el comercio minorista. Los vendedores activos en Etsy se duplicaron de forma interanual en los primeros nueve meses de 2021, hasta los 7,5 millones, y más del 80% son mujeres, según la firma. Se espera que el mercado de influencers de Instagram crezca un 15% este año, con más de 6,8 millones de posts patrocinados, según HypeAuditor.

Aunque esos puestos son menos seguros y, a menudo, menos lucrativos, los empleadores se quedan en la estacada. Incluso si se contratara a todos los parados, seguiría habiendo 3,3 millones de vacantes. Los costes salariales del sector privado subieron un 4,1% en septiembre, tras estar en gran medida estancados antes de la pandemia.

Una solución política sería abrir las fronteras. El Gobierno podría aumentar el tope anual de 85.000 visados H-1B para trabajadores cualificados. Pero incluso en condiciones normales, la tramitación suele tardar al menos seis meses, y el Covid lo ha ralentizado aún más. Así que la mejor solución es atraer a la gente a la oficina. Mas las mujeres, en particular, no están dispuestas: según un informe de McKinsey de septiembre, una de cada tres afirma haber valorado la opción de abandonar o cambiar su carrera en el último año. Así que el problema quizás empeore, antes que mejorar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías