Tecnología

Google e Indra se alían en España para impulsar la soberanía digital

Afirman que las empresas urgen más seguridad y autonomía de sus datos e información

Centro de datos de Google en Europa.
Centro de datos de Google en Europa.

Preservar la soberanía española en el mundo digital es el objetivo que persigue la alianza que hoy anuncian Google Cloud y Minsait (Indra). Las dos compañías, que alcanzaron el pasado mayo un acuerdo global para impulsar la computación en la nube y ayudar a las empresas en su transformación digital, dan ahora un paso más para atender, dicen, la creciente demanda por parte de las empresas y autoridades españolas de un mayor nivel de seguridad y autonomía de sus datos e información.

La oferta conjunta aprovechará las últimas tecnologías de cifrado, transparencia de acceso y control de la ubicación de los datos y contará con el apoyo de la nueva región de la nube de Google en Madrid, cuyo lanzamiento está previsto para 2022. 

En concreto, Minsait aportará su experiencia en la gestión de claves de cifrado externas, servicios de seguridad, servicios de gestión de infraestructuras en la nube y soporte local, así como la auditoría continua del centro de datos. Google Cloud, por su parte, explica que aportará “la elasticidad y agilidad” de la nube pública e híbrida basada en tecnología de código abierto, “lo que permitirá a las organizaciones innovar de forma autónoma y prevenir quedarse atrapado en un proveedor de servicios”. Google también garantizará el cifrado de sus datos en reposo y en tránsito.

La secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia artificial, Carme Artigas, cree que esta alianza de Google con una empresa nacional “es un paso en la dirección correcta, pues el desarrollo de una economía y soberanía digital pasa necesariamente por el control de los datos por parte de los ciudadanos, las organizaciones, las empresas y por disponer de una cloud soberana en Europa”.

Isaac Hernández, responsable de Google Cloud España y Portugal, recuerda que el año pasado su empresa planteó una “visión ambiciosa” para alcanzar esa soberanía digital, que se basa en tres pilares: soberanía del dato (incluyendo el control de los datos encriptados y el acceso a los datos), soberanía operacional (visibilidad y control sobre las operaciones de los proveedores) y soberanía de software (ofreciendo la posibilidad de mover cargas en la nube sin estar atados a un proveedor en particular). Y para lograr ese objetivo cree clave apoyarse en socios locales como Indra.

Desde Google señalan que el principal producto fruto de esta colaboración es Google Cloud Assured Workloads, que permite a los clientes aplicar controles de seguridad a su entorno de Google Cloud, incluyendo el control de la residencia de los datos a una región específica, el cifrado de la información con claves externas a Google Cloud, y el control del personal de soporte que da servicio a estas cargas de trabajo. “Minsait tendrá capacidad de prestar un servicio de supervisión y control del acceso a la información de nuestros clientes, garantizando que solo se producen accesos legítimos a la misma”, continúan.

Con estos servicios, dirigidos tanto a instituciones públicas como a empresas privadas que quieran elevar el nivel de seguridad y supervisión de sus servicios alojados en la nube pública, ambos socios esperan impulsar sus negocios, pues podría aumentar la adopción de los servicios de nube pública en algunos entornos regulados o con información sensible que hoy se resisten a dar el paso. Entre los sectores a los que se dirigirá la nueva oferta están los de sanidad, automoción, transporte público y administración pública, entre otros.

Los controles de soberanía previstos estarán disponibles en los próximos meses. “Ahora nos asociamos con Minsait, pero estamos trabajando para hacer lo mismo en otros países. Prueba de ello son otros anuncios similares ya realizados en Francia y Alemania”, cuentan desde Google.

La multinacional estadounidense añade que, basándose en sus tres pilares de soberanía digital, Minsait y ella “están cerrando colaboraciones con proveedores fiables de servicios en la nube basándose en un modelo de supervisión”.

Se trata de una nueva colaboración entre ambas compañías. Recientemente pusieron en marcha el AI Lab de Granada, uno de los centros de inteligencia artificial "más avanzados de Europa", según apuntan. La iniciativa suma como socio también a la Universidad de Granada.

Normas
Entra en El País para participar