Industria

Alstom e Hitachi ganan el pedido de 2.300 millones para la alta velocidad británica

El material rodante se basará en el modelo japonés Shinkansen

Recreación de los futuros trenes de la línea británica HS2.
Recreación de los futuros trenes de la línea británica HS2.

Reino Unido ha otorgado a la joint venture formada por Bombardier (ahora Alstom) e Hitachi el contrato de 2.000 millones de libras (2.300 millones de euros) para equipar, con los primeros 54 trenes de alta velocidad, la futura línea británica HS2. El pedido incluye 12 años de mantenimiento.

Las fábricas agraciadas son, por tanto, la que Alstom sumó en Derby con la toma de Bombardier, la histórica Litchurch Lane, y la que Hitachi tiene en Newton Aycliffe (condado de Durham). Se espera que 2.500 puestos de trabajo dependan de este encargo, además de un impulso a la economía británica de 157 millones de libras al año.

El material rodante tendrá capacidad para rodar a 360 kilómetros por hora. La promotora HS2 Ltd ha destacado esta mañana que los trenes estarán basados en la última tecnología del modelo japonés Shinkansen, “estando entre los más rápidos, silenciosos y energéticamente eficientes que operarán en cualquier parte del mundo”.

Se espera que la primera unidad salga de la línea de producción en 2027, para ponerse en servicio entre 2029 y 2033

El secretario de Transporte, Grant Shapps, ha señalado que “Gran Bretaña se coloca firmemente a la vanguardia de la revolución ferroviaria de alta velocidad con estos trenes de última generación que prestan servicios a comunidades de todo el país, desde Londres hasta Glasgow”. Se espera que la primera unidad salga de la línea de producción en 2027, para ponerse en servicio entre 2029 y 2033.

Las primeras etapas, incluido el ensamblaje de las carrocerías y el acondicionamiento inicial, se realizarán en las instalaciones de Hitachi Rail en Newton Aycliffe. En una segunda fase de acondicionamiento y pruebas, será la fábrica de Litchurch Lane de Alstom la que entre en juego. Los bogies se ensamblarán y se mantendrán en las instalaciones de Alstom en Crewe.

Litigios

El concurso de HS2 también tuvo a las españolas Talgo y CAF, además de Siemens y una puja de Alstom en solitario, entre las cinco ofertantes que fueron invitadas a finales de 2017. La primera de ellas fue descalificada, tras lo que impuso recurso y logró un acuerdo extrajudicial del que no trascendieron las posibles compensaciones.

La española alegó contra una alteración de ofertas ante la adquisición de Bombardier por Alstom, que en un principio eran competidores. Talgo también se quejó de unos criterios de puntuación confusos y de las propias valoraciones. Siemens Mobility fue otra de las candidatas que presentó recurso.

El fallo de la mesa de contratación llevaba desde el verano en manos del Gobierno, cuya Secretaría de Estado de Transportes debería haber otorgado el contrato en octubre. De hecho, el proyecto acumulaba fuerte retraso por el estallido de la pandemia, ya que la primera fecha de adjudicación del paquete de trenes estaba fijada para la primavera de 2020.

Los cinco fabricantes en liza se comprometieron a llevar a cabo el proceso de fabricación en plantas locales. Talgo tenía elegida una ubicación en Longannet (Escocia).

Normas
Entra en El País para participar