Infraestructuras

Aleática y Stellantis prueban en Italia la recarga del coche eléctrico en plena marcha

El sistema de electrificación vial, junto a la autopista A35, se basa en la inducción

Anillo de pruebas instalado junto a la autopista italiana A35.
Anillo de pruebas instalado junto a la autopista italiana A35.

La investigación sobre la movilidad sostenible está dando resultados que se antojaban inalcanzables solo cinco o diez años atrás. Quién iba a decir que habría miles de millones de inversión en el coche eléctrico y, sobre todo, que las baterías podrían recargarse por inducción dinámica mientras se circula.

Este es el desafío que afrontan la concesionaria española Aleática y el gigante de la automoción Stellantis, junto a un consorcio multidisciplinar de empresas, con el sistema Dynamic Wireless Power Transfer (DWPT). Complementario a las electrolineras, este modelo de electrificación vial se basa en tramos de carretera con receptores de vehículos y emisores de campos magnéticos bajo el asfalto. De ser eficiente para su implantación masiva, podrían desarrollarse modelos de negocio de pago por recarga, incentivarse el tráfico por autopistas con peaje, y mejorarse, en todo caso, la experiencia de viaje independientemente de la autonomía de las baterías. El banco de pruebas está en Italia, junto a la autopista A35 de Aleática.

Un anillo con 1 MW

La iniciativa DWPT, calificada por la revista Time como una de las 100 innovaciones más importantes de 2021, aborda la tercera fase de su desarrollo. El consorcio buscó la que considera mejor tecnología para electrificar las carreteras; construyó un circuito con forma de anillo y un kilómetro de perímetro junto a la A35, y en este momento se analiza el resultado y eficiencia del sistema con un Fiat 500 y un Iveco E-Way.

El Fiat 500 y el autobús Iveco E-Way durante las pruebas.
El Fiat 500 y el autobús Iveco E-Way durante las pruebas.

Gracias al sistema DWPT, los vehículos eléctricos se recargan dando vueltas en el anillo, que es alimentado por una central de 1 MW. Esta interaccion es posible gracias a que las placas o bovinas emisoras bajo el pavimento generan un campo magnético, con la aplicación de corriente alterna, que es recibido por el receptor que viaja a bordo. Y este transfiere la energía a la batería.

Uno de los desafíos ha sido el del diseño de una capa de rodadura lo suficientemente resistente, que preserve la integridad de los sensores y cableado y permita transmitir la energía de modo inalámbrico. Los patrocinadores del experimento creen haber dado con una estructura incluso más duradera que las construidas hasta ahora. Otro reto, este relacionado con las tecnologías de detectores de proximidad, es facilitar el alineamiento del vehículo con las placas de la carretera para maximizar la carga.

Además de Aleática y Stellantis, forman parte de este proyecto Mapei, ABB, ElectReon, FIAMM Energy Technology, Iveco e Iveco Bus, Pizzarotti, Politecnico di Milano, Prysmian, TIM, Universidad Roma Tre, Universidad de Parma, el cuerpo de Bomberos Vigili del Fuoco y Polizia Stradale.

La colaboración entre el mundo universitario y el de la empresa va a permitir estudiar las ventajas medioambientales y realizar un análisis de rentabilidad sobre el uso del DWPT y también del SWPT (carga estática en vehículos estacionados).

En términos muy similares se trabaja en Suecia con el plan SmartRoad Gotland. Con financiación de la Administración sueca de Carreteras, el modelo de carga por inducción se prueba en los alrededores de la ciudad de Visby, en un tramo de kilómetro y medio de la carretera que va al aeropuerto. Detrás están la constructora NCC y de nuevo la tecnológica ElectReon. En otras geografías, Audi y Nissan también investigan la carga por inducción.

Aleática tiene en explotación la A35 hasta 2040, pero mucho antes de llegar a esa fecha pretende que su infraestructura sea pionera en la autopista conectada.

Una autopista en la zona más industrializada de Lombardía

La A35 es uno de los activos estrella en Europa de Aleática, compañía que deriva de OHL Concesiones y que es controlada por el fondo IFM. La referida autopista une Milán y Brescia a lo largo de 62 kilómetros en la zona con más peso industrial de la región italiana de Lombardía. Su operadora, Brebemi, fue adquirida en octubre de 2020 de manos de Intesa SanPaolo. La entrada en operación se produjo en 2014 y el plazo de explotación expira en 2040.

Normas
Entra en El País para participar