Los 27 países de la UE vetan los vuelos con el sur de África

Bélgica confirma el primer caso de la nueva variante Ómicron de coronavirus en una persona no vacunada

Londres / Jerusalén

Los países de la Unión Europea acordaron este viernes suspender los vuelos con salida o destino a siete países del sur de África debido a la nueva variante sudafricana del Covid-19, bautizada Ómicron por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se trata de Sudáfrica, Lesotho, Botswana, Zimbabwe, Mozambique, Namibia y Eswatini. 

En concreto, España vetará estos trayectos a partir del martes ante la preocupación por la alta tasa de transmisión de la nueva variante B.1.1.529 detectada en Sudáfrica y de la que Europa ya ha confirmado este jueves su primer caso: una mujer no vacunada en Bélgica que viajó a Egipto, con escala en Turquía. 

Los primeros países en anunciar restricciones fueron la noche de este jueves el Reino Unido e Israel, que han vetado la entrada de viajeros de siete países del África austral –Sudáfrica, Lesotho, Botswana, Zimbabwe, Mozambique, Namibia y Eswatini. El Gobierno británico ha actuado muy rápido y el Ejecutivo de Londres prohíbe desde las 12.00 GMT los servicios aéreos provenientes de los citados países africanos.

Poco después, Alemania e Italia anunciaban también restricciones. Alemania ha declarado Sudáfrica zona de riesgo y a partir de esta noche permitirá el ingreso al país desde esa región únicamente a ciudadanos alemanes. Por su parte, el ministro de Sanidad italiano, Roberto Speranza, firmó la ordenanza en la se prohíbe la entrada a ciudadanos que hayan pasado por Sudáfrica, Lesoto, Botsuana, Zimbabue. Mozambique, Namibia y Esuatini (antes Suazilandia).

Después, se han sumado Países Bajos y Austria. El Gobierno neerlandés decidió este viernes la suspensión total de todos los vuelos procedentes de los países del sur de África como una medida de prevención. A partir de las 12.00 del mediodía (11.00 GMT) los países del sur de África pasarán a ser, además, "clasificados como áreas de muy alto riesgo" de coronavirus, lo que supone "una obligación de cuarentena" y el sometimiento a dos pruebas para los viajeros de estos países.

Por su parte, el Gobierno de Austria anunció este viernes el cierre de sus fronteras para viajeros que lleguen en avión desde Sudáfrica, Lesoto, Botsuana, Zimbabue,Mozambique, Namibia y Esuatini (antes Suazilandia).

Las reacciones en cadena se producen después de que Sudáfrica confirmase este jueves la detección de una nueva variante del coronavirus, identificada como B.1.1.529, que posee múltiples mutaciones y que ha despertado "preocupación" entre los especialistas, aunque su impacto aún tiene que ser estudiado.

Reclamo del Gobierno de Sudáfrica

El ministro de Salud de Sudáfrica, Joe Phaahla, ha calificado de "injustificada", "contraproducente" y "draconiana" la reacción aplicada al sur de África en forma de restricciones, dada la escasa información científica aún disponible.

En una rueda de prensa virtual, Phaahla ha afirmado que, aunque el miedo y la preocupación son "esperables" en esta clase de situaciones, "parte de la reacción es injustificada".

"Sentimos que es el enfoque incorrecto, en la dirección equivocada, y que va en contra de las normas aconsejadas por la OMS (Organización Mundial de la Salud). Creemos que los líderes de algunos países están encontrando chivos expiatorios para lidiar con lo que es un problema
mundial", ha agregado. 

Normas
Entra en El País para participar