Ávila, Burgos y León, entre las provincias más favorecidas por la subida del bono térmico

Los beneficiados recibirán de 35 a 124 euros, según el frío de la zona y su grado de vulnerabilidad

Su aplicación será inmediata, ante la escalada del precio de la luz y del gas

Ávila, Burgos y León, entre las provincias más favorecidas por la subida del bono térmico pulsa en la foto

Ávila, Burgos o León. Estas son algunas de las provincias más frías de España y que por tanto, serán más susceptibles a beneficiarse del incremento económico del bono social térmico que el Consejo de Ministros anunció el 26 de octubre como parte de las medidas establecidas en el Real Decreto-ley 23/2021, que regula la protección de los consumidores en materia energética, y que ayer ratificó el Congreso de los Diputados.

Con la nueva subida, las personas ya favorecidas por el programa recibirán de 35 a 124 euros mensuales para pagar la calefacción y el agua caliente, dependiendo de la zona climática en la que se encuentre su vivienda. Para ello, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) califica cada municipio de España y le otorga una letra, que va de la “A” a la “E”, según las condiciones climatológicas. La primera vocal corresponde a un lugar caluroso, y va escalando de letra según caen los grados centígrados.

El bono prioriza las zonas más frías del país, de tal suerte que aquellos territorios con climas suaves, como el litoral mediterráneo, recibirán el mínimo: 35 euros, el precio de dos bombonas de butano. No obstante, también se considera la vulnerabilidad de cada familia, por lo que la cifra máxima la alcanzan quienes se encuentran en riesgo de exclusión social. Esto son 124 euros; siete bombonas de butano. En cualquier caso, se trata de una ayuda destinada a paliar la pobreza energética en consumidores vulnerables, para lo que las autoridades toman en cuenta el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM).

En un análisis general, se observa claramente que las comunidades autónomas más beneficiadas, por tener las temperaturas más bajas, son Castilla y León, Aragón y País Vasco. Sin embargo, hay que precisar que incluso en las provincias más cálidas de España existen municipios propicios para recibir el bono otorgado por Transición Ecológica. En Almería por ejemplo, coexisten cuatro de las seis categorías consideradas por el Gobierno. Incluso Las Palmas, que es mayoritariamente de calor extremo, tiene una zona climática de categoría “C”: Artenara, el municipio más elevado sobre el nivel del mar de la isla.

Este apoyo, que costará 202 millones de euros a las arcas públicas, se canalizará a través de un cheque que remitirán las autonomías. Se trata de una medida con aplicación inmediata para el ejercicio 2021, ante la escalada de la luz y del gas que se ha registrado este año, según consta en el Boletín Oficial del Estado. Con esta medida, el Gobierno prevé que las familias reciban una cantidad media de 90 euros durante este invierno.

De manera paralela, se aumentará el descuento del bono social eléctrico, que pasará del 25% actual al 60% en el caso de los consumidores vulnerables y del 40% al 70% en el de los vulnerables severos. Este descuento adicional lo pagarán las eléctricas y se extenderá hasta finales de marzo de 2022, cuando el invierno y con suerte el precio de la luz menguen. Ambas medidas, el bono eléctrico y el térmico, se contemplan en el mismo decreto, pero la primera implica una ayuda indirecta y la segunda la dotación directa del dinero.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguró ayer que la nueva norma, aprobada con 189 votos a favor, 158 abstenciones y un voto en contra, reforzará "la protección de los más vulnerables" en una situación "excepcional". Su meta: que los ciudadanos paguen de media por el recibo de la luz en este año el equivalente a lo que se pagó en 2018.

Ribera lamentó que los precios "astronómicos" de la electricidad obliguen al Gobierno a reforzar la protección de los consumidores y a plantearse los límites de un sistema "que claramente necesita mejoras". Defendió además que tanto los ciudadanos como las empresas esperan por parte de la Unión Europea, una respuesta "ágil y adecuada" para abordar la subida sin precedentes de la electricidad, cuya volatilidad solo podrá reducirse si se acelera la transición energética.

Más transparencia en el mercado mayorista

El decreto ley aprobado ayer por el Congreso de los Diputados también obliga a los participantes en el mercado mayorista de electricidad a aportar más información sobre sus operaciones, en especial en el caso de los grandes grupos. Las comercializadoras deberán comunicar un mes antes de que se lleve a cabo, cualquier intención de modificar un contrato. Adicionalmente, en el mercado minorista, las eléctricas tendrán que remitir a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia(CNMC) información actualizada sobre los precios de las ofertas disponibles en todo momento, incluidas las condiciones relacionadas con la terminación de los contratos, el volumen de energía afectado y el precio o fecha de entrega.

Normas
Entra en El País para participar