Alemania para el certificado del gasoducto ‘Nord Stream 2’

La agencia reguladora alemana duda sobre la legalidad de la gestión del proyecto ruso que llevaría gas a Europa sin pasar por Ucrania

Los especialistas de la barcaza Fortuna han soldado el último tubo de los dos ramales del gasoducto Nord Stream 2.
Los especialistas de la barcaza Fortuna han soldado el último tubo de los dos ramales del gasoducto Nord Stream 2. DPA vía Europa Press

La agencia reguladora alemana ha suspendido este martes el procedimiento de certificación del gasoducto ‘Nord Stream 2’, controlado por el gigante gasístico ruso Gazprom, destinado a llevar gas desde Rusia a otras partes de Europa a través del mar Báltico, por las dudas sobre la legalidad de su gestión.

“Después de un cuidadoso examen de la documentación”, la Bundesnetzagentur, que regula el sector energético en Alemania, aseguró que solo podrá avanzar en la validación si la empresa operadora del gasoducto “se organiza de una forma legal conforme al Derecho alemán”.

Sin la correspondiente certificación, el gasoducto que transporta directamente gas ruso hacia Europa occidental a través de Alemania sin pasar por Ucrania, no puede comenzar a funcionar, bajo pena de incurrir en sanciones. Esta decisión provocó que el precio del gas natural, que ya se encontraba en precios muy altos, se dispara ayer un 15,24% hasta los 106,93 dólares el megavatio hora.

Tras conocerse la paralización de la certificación, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, opinó que “no es una buena noticia” para los mercados de gas. En declaraciones a la prensa con motivo de la inauguración de la feria Genera que se celebra en Ifema Madrid, Ribera consideró que es una decisión que se “corresponde a cuestiones técnicas, bilaterales y geopolíticas, y habrá que esperar a ver cuánto dura, sus razones y cómo leen los mercados esa decisión”.

El motivo que ha aducido la agencia reguladora alemana es que la firma que se encargaría de gestionar la parte alemana de la infraestructura no cumple los requisitos para ser considerado un operador “independiente”. Por ello, dejó “suspendido” por el momento el proceso general de certificación .

La directiva de la UE relativa al gas establece que tanto la explotación como la distribución deben ser independientes. De hecho, la Comisión Europea revisará el acuerdo una vez que lo haya avalado el regulador alemán, lo que puede llevar hasta cuatro meses. La agencia alemana tendría después hasta dos meses más para una posible certificación final.

Rusia defendió el proyecto y su puesta en marcha cuanto antes, frente a los recelos que genera en ciertos países. Estados Unidos y Alemania alcanzaron en julio un acuerdo para finalizar el proyecto del gasoducto, al que inicialmente se opuso el presidente estadounidense Joe Biden al considerar que es una iniciativa que Rusia podría usar para ganar influencia.

Normas
Entra en El País para participar