Vivienda

El Gobierno creará un seguro contra el impago del alquiler para jóvenes

La ministra de Transportes avisa de la necesidad de una fiscalidad verde y de una nueva logística en la última milla

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez.
La ministra de Transportes, Raquel Sánchez.

Nueva herramienta a la vista para allanar el acceso de los jóvenes a la vivienda en alquiler. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha anunciado esta mañana la creación y financiación de un seguro contra el impago de la renta durante un año. En realidad se trata de financiar un instrumento privado, por parte del Estado, siempre que la prima no exceda el 5% sobre el importe total del alquiler anual. La ayuda podrá solicitarse por parte del inquilino dentro de la batería de resapaldo público al arrendamiento para jóvenes.

Con ello, se trata de dar garantía de cobro al propietario y facilitar la emancipación de los más jóvenes. La medida va en línea con el bono joven para la emancipación y acceso a la vivienda, que incluirá una ayuda de 250 euros mensuales para personas entre 18 y 35 años que obtenegan rentas del trabajo menores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). A este se pueden sumar otros mecanismos, contemplados en el Plan Estatal de Vivienda, hasta por un 40% más para afrontar la renta.

Sánchez se ha referido a la urgencia de contener los precios del alquiler e incluso limitarlos en zonas tensionadas, pero asegura que la futura Ley de Vivienda, esperada para el segundo semestre de 2023, "no va contra el mercado, la iniciativa privada ni invadirá competencias de las Comunidades Autónomas". Sí se esperan incentivos fiscales "para que al pequeño propietario le salga a cuenta en su declaración de la renta ofrecer alquileres más asequibles".

Reformas en la movilidad

La ministra ha participado esta mañana en un foro sobre movilidad organizado por El Español, en el que se ha referido al imperativo de descarbonizar el transporte y a futuras reformas como son la fiscalidad verde, el pago por uso en la red de carreteras de alta capacidad o profundos cambios en el reparto de mercancías en la última milla.

La Ley de Movilidad Sostenible, que irá a Consejo de Ministros antes de final de año, abordará ya alguna de estas cuestiones, pero el Ministerio pretende sacar adelante estos cambios de calado "desde el consenso político y social", ha recordado la ministra.

La movilidad urbana en transporte regular colectivo supone más de 3.000 millones de viajes al año, suponiendo el 60% de las emisiones en ciudades y el 40% del CO2 y el 70% de otros contaminantes aportados por el transporte por carretera. Desde este punto de partida, la ministra ha reclamado a las ciudades la búsqueda de soluciones y el aprovechamiento de experiencias que ya tienen probada eficacia: "Hay que diseñar nuevos modelos urbanos en los que se reduzcan las necesidades de movilidad. Debemos acabar con la dictadura del vehículo privado en nuestras vidas", ha dicho la ministra.

Sobre el pago por uso en autovías, cree que en 2023 no habrá un modelo aún preparado para su implantación. Sánchez ha eludido anticipar cómo se aplicará esta carga a la movilidad, pero ha hecho hincapié en la necesidad de crear un sistema equitativo para captar fondos y reducir el déficit en mantenimiento existente, al tiempo que se acometerán mejoras en esas infraestructuras. A renglón seguido, la titular de Transportes ha señalado la necesidad de "valorar en su momento" una fiscalidad verde que equipare a España con el resto de la Unión Europea.

Otra de las transformaciones que se avecina es la de la logística en la última milla. La explosión del comercio electrónico y el reparto a domicilio exige "la implantación de flotas contaminantes, el uso de drones y de puntos de recogida comunes", ha aventurado Raquel Sánchez. Desde el Ministerio se estima que del 30% al 40% del tráfico en ciudades se debe a la distribución de mercancías, ante lo que se piensa en la implantación de minihubs de distribución o en la aplicación de tecnología y modelos de negocio que acaben con las entregas fallidas.

Ante la amenaza de huelga en el transporte de carga por carretera en los días previos a la Navidad, Raquel Sánchez ha hecho un llamamiento al diálogo: "Creemos que hay margen y somos conscientes del papel esencial que juega el transporte y de sus problemas, algunos de ellos coyunturales". La representante del Gobierno se ha comprometido a "hacer todo lo posible para ayudar y establecer medidas de impulso para mitigar los problemas".

Fe de errores

j

Normas
Entra en El País para participar