Sostenibilidad

La cumbre del clima finaliza con un acuerdo de mínimos

Las objeciones de China y, especialmente, India descafeínan el pacto

El presidente de la cumbre del clima en su 26º edición (COP26), Alok Sharma (tercero por la izquierda), concluida el sábado 13 de noviembre.
El presidente de la cumbre del clima en su 26º edición (COP26), Alok Sharma (tercero por la izquierda), concluida el sábado 13 de noviembre. REUTERS

La cumbre del clima de la ONU, más conocida como la COP26, ha aprobado un acuerdo determinante para mantener vivo el objetivo de limitar el calentamiento global en 1,5 grados para 2100 respecto a los niveles preindustriales. El pacto sellado queda por debajo de los objetivos previstos debido a las posiciones de China e India.

En un final de enorme dramatismo, el presidente de la conferencia, el británico Alok Sharma, anunció que el Pacto Climático de Glasgow (Reino Unido) queda aprobado, después de que  India introdujese a última hora y de forma inesperada un cambio que aleja el final del carbón como fuente de energía.

El propio Sharma tuvo que interrumpir sus palabras en dos ocasiones al no poder evitar las lágrimas por la alteración y pidió disculpas por "cómo se ha desarrollado el proceso". La enmienda india fue aprobada por el resto de países de forma muy reticente, pero para evitar que las negociaciones cayesen y se cosechase un fracaso de dimensiones históricas.

India consiguió que la alusión a la "eliminación progresiva" del carbón se convirtiese en la "reducción progresiva" del carbón en el texto, pese a que el texto contenía la gran novedad de aludir por primera vez a la necesidad de acabar con los combustibles fósiles, un punto que suscitó los mayores rechazos en las últimas horas de la negociación.

El artículo 36 pedía "acelerar los esfuerzos hacia la eliminación del carbón sin sistemas de captura de carbono y de los subsidios ineficientes a combustibles fósiles", lo que ya de por sí era una debilitación de una propuesta anterior más directa. India propuso que en lugar de "eliminación" pusiera "progresiva reducción".

La enmienda del país, uno de los mayores emisores de dióxido de carbono del mundo, del que fue aceptada a regañadientes por el resto de países, que en muchos casos mostraron sus discrepancias. Esto causó gran oposición dentro del plenario, pero los participantes aprobaron pese a todo el Pacto del Clima de Glasgow.

El acuerdo acelera la acción contra el cambio climático e insta a los países a elevar sus metas de reducción de emisiones durante esta misma década, aunque reconoce que los países tienen "responsabilidades comunes pero diferenciadas".

El texto reconoce que limitar el calentamiento a 1,5 ºC requiere de "reducciones rápidas, profundas y sostenidas de emisiones globales de gases de efecto invernadero, incluida una reducción de emisiones de dióxido de carbono del 45 % para 2030 en relación al nivel de 2010".

Respecto a la financiación para los países en desarrollo, uno de los puntos que más divergencias ha levantado, el Pacto Climático de Glasgow urge a los Estados ricos a "como mínimo doblar" su aportación para la adaptación de los países más desfavorecidos antes de 2025 respecto a los niveles de 2019.

Normas
Entra en El País para participar