Divisa virtual

Monei solicita al Sandbox del Banco de España poder probar su ‘token’ digital EURM

La 'fintech' aspira a hacer un piloto con 500 usuarios que podrán emitir 10 euros cada uno.

Cada ‘token’ representará un euro físico

Álex Saiz Verdaguer, CEO y fundador de la 'fintech' Monei.
Álex Saiz Verdaguer, CEO y fundador de la 'fintech' Monei.

La fintech española Monei ha presentado una solicitud al Sandbox financiero del Banco de España para lanzar su propio “euro digital”, un token denominado EURM. Álex Saiz Verdaguer, CEO y fundador de la compañía, explica a CincoDías que confía en obtener pronto el visto bueno del organismo y hacer un piloto con 500 usuarios, tanto empresas como personas físicas, a los que se permitirá emitir 10 euros por participante. De esta manera, como máximo, se emitirá un total de 5.000 tokens de forma controlada.

“Cada token representará un euro físico cuyo total será custodiado en tres cuentas de salvaguarda de entidades financieras de referencia españolas, CaixaBank, Santander y BBVA”, aclara el directivo. Este añade que Monei pondrá de su bolsillo el valor equivalente a lo que pone el usuario (esos 10 euros, por ejemplo) en compras de bonos verdes del Tesoro, “con lo que hay doble garantía de que te vamos a devolver tus euros en el momento que quieras y lo haremos a una cuenta bancaria tradicional”.

Saiz Verdaguer defiende que EURM facilita el envío de euros entre particulares y los pagos online mediante la creación de un token que emplea la nueva tecnología blockchain de Ethereum 2.0. También remarca que siempre existirá el mismo número de EURM que euros que los respaldan, y si el euro digital de Monei es cambiado al cabo de un año, “el efecto que la inflación pudiera tener se verá compensado por su vinculación al cupón ofrecido por los bonos verdes del Tesoro, que es del 1%”, destaca.

La petición de Monei al Sandbox financiero, el banco de pruebas español, llega después de que el BCE diera el pasado julio luz verde a una fase de investigación del euro digital hasta 2023 para abordar temas clave relacionados con el diseño y la distribución de la divisa. No obstante, el proyecto del euro digital se compone de una segunda fase, un periodo de implementación, que se alargará posiblemente hasta 2026, por lo que esta divisa no se lanzaría hasta entonces como pronto, según informó este periódico.

Licencia

El CEO de Monei destaca el potencial del proyecto EURM y espera poder comenzar con las primeras pruebas a principios del año que viene, en colaboración con el regulador y el supervisor financiero. La compañía obtuvo el pasado verano la licencia de entidad de pago por parte del Banco de España, tras dos años de trabajo con Roca Junyent, que también lidera la parte jurídica y de regulación de EURM, y es miembro de varios grupos del European Payments Council y del BCE.

A Saiz Verdaguer le preo­cupa, dice, la velocidad a la que pueda ir Europa con el proyecto de euro digital en el que trabaja el BCE, dado lo avanzado de China, “donde hay 140 wallets que han implementado el yuan digital, y otros países como EE UU, donde se están haciendo muchos avances”. Pero reconoce que el euro digital es un cambio de paradigma para el sector financiero y es preciso estudiarlo muy bien antes de dar el salto.

Aunque el fundador de Monei da por hecho que habrá un único euro digital, cuyos protocolos definirá el BCE, cree que el proyecto de EURM les permitirá ir avanzando en la construcción de servicios, que monetizarán y que añadirán valor en torno al euro digital.

El ejecutivo explica que con su token se podrá enviar dinero en tiempo real a cualquier wallet o a sitio del mundo de forma prácticamente gratuita. “También podrás mandar 0,00001 céntimo de euro, cosa que hoy no es posible. Y con EURM podrás conectar cualquier dispositivo que esté conectado a la red para que dé instrucciones de mandar este token según las variables que se definan. Por ejemplo, un bar que trabaje con EURM podrá establecer que la caja mande instrucciones en tiempo real de darle un céntimo de propina al camarero por cada bebida que sirva, algo que es trasladable a profesionales de otros sectores. Este es el gran potencial, y en esta capa la banca tradicional no ha avanzado”.

Más de 300 millones transaccionados

Clientes. Monei permite hoy a sus clientes combinar más de 40 métodos de pago, como Visa, Bizum, Google Pay o Apple Pay a través de una única plataforma y recibir los importes de sus ventas en el banco que deseen. Entre sus más de 2.000 clientes están MediaMarkt, British American Tobacco o Crèdit Andorrà. Su volumen transaccionado en lo que va de 2021 asciende a más de 300 millones, con crecimientos mensuales del 20%, según sus datos.

Eficiencia. Su CEO defiende que, además de mitigar los efectos de la inflación, el EURM es más eficiente energéticamente que el euro tradicional, gracias al uso del nuevo mecanismo de consenso Proof of Stake de Ethereum 2.0. “Esta herramienta tiene capacidad para crear más nodos en la red, lo que permite más operaciones por segundo a la vez y reduce el coste de dichas transacciones”.

Normas
Entra en El País para participar