Meliá rebaja un 65% las perdidas hasta los 166 millones entre enero y septiembre

El tercer trimestre fue el primero en el que no quemó caja desde el inicio de la pandemia. Prevé un buen cierre de año por Canarias y Caribe

El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer.
El consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer.

La temporada alta le ha servido a Meliá para reducir sus abultadas pérdidas y su elevada deuda, pero el regreso a la normalidad está todavía lejos. La primera hotelera española, con una cartera de 383 hoteles, obtuvo entre enero y septiembre unas pérdidas de 166,3 millones de euros, un 65% menos de los 470 millones que perdió en el mismo período de 2020. Los ingresos también crecieron un 38,3% anual hasta los 595,2 millones y el beneficio antes de beneficios, depreciaciones y amortizaciones también avanzó un 98,9% hasta los 64,6 millones de euros.

El tirón del turismo nacional en los destinos vacacionales de la Península Ibérica, y la recuperación de los hoteles del Caribe, en especial los situados en México, han propiciado que los hoteles situados en ambas zonas hayan vuelto a los resultados precrisis, lo que ha dado un impulso a la cuenta de resultados y han devuelto el optimismo a Meliá. “El tercer trimestre de 2021 confirma la senda de recuperación atisbada hacia el final del segundo trimestre, con una temporada de verano desigual, aunque irregular, y una estimación verdaderamente positiva para el cuarto trimestre, basada fundamentalmente en la recuperación de los viajes internacionales y en la evolución de los segmentos de negocio”, ha recalcado Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá.

Las previsiones que maneja la compañía son muy optimistas. “Las reservas en libros muestran una clara mejora en el cuarto trimestre en las reservas hacia Canarias y Caribe. También se espera un crecimiento en los viajeros internacionales, que debería ayudar a los destinos con menor potencial de crecimiento del cliente doméstico y a las grandes ciudades”, recalca la nota.

Tras dieciocho meses de drenaje de caja, la compañía dirigida por Gabriel Escarrer recalcó que el tercer trimestre de 2021 fue el primero desde el inicio de la pandemia en el que se volvió a generar caja y que la posición de liquidez de la compañía a 31 de septiembre de 2021 ascendió a 439,5 millones de euros entre tesorería y líneas de crédito no utilizadas. Con el fin de generar liquidez, Meliá optó a finales de junio por desprenderse de ocho hoteles (seis de su propiedad y dos participados) que los transfirió a una sociedad en la que mantiene un 7,5% del capital, mientras que el resto está repartido entre Bankinter (7,5%) y un grupo de clientes de altos patrimonios e institucionales del banco (85%). La operación le aportó 309 millones de euros, con un impacto en caja de 170 millones. En los resultados del tercer trimestre, la hotelera confirma que sigue manteniendo como una de sus prioridades de la reducción de la deuda, “contemplando la posibilidad de alguna rotación de activos adicional a la realizada en junio”.

Normas
Entra en El País para participar