Pautas para que pymes y autónomos gestionen facturas

Las empresas deberán guardar las facturas un mínimo de seis años y llevar al día su contabilidad

gestionar facturas

Llevar la facturación al día es una de las tareas que toda pyme y autónomo debe realizar. Sin embargo, no siempre se consigue. Es por eso por lo que desde la plataforma de servicios financieros y herramientas de gestión de negocio de pymes Nomo han lanzado una guía práctica sobre facturación.

Los expertos dan consejos clave para gestionar de forma eficiente la facturación, además, indican los tipos de facturas que existen y qué datos deben incluir estos documentos.

Entre los consejos que aportan destaca el de guardar todos los tickets y facturas. Se trata, indican, de documentos fiscales que permiten desgravar y probar la información registrada en los libros contables para realizar la declaración de impuestos. Los tickets y facturas se deben guardar como mínimo 6 años.

Llevar al día la contabilidad

Por otro lado, para gestionar la contabilidad de forma eficiente de debe llevar al día. Si se gestiona la información de forma sistematizada, se evitan errores y sanciones administrativas, advierten.

En el caso de necesitar acceder a contratos, tickets o facturas, la empresa debería disponer de copias de la documentación en la nube. Eso les garantizaría más agilidad y seguridad.

La mayoría de las empresas acostumbran a pagar a 60 o 90 días. Eso podría suponer un problema de liquidez para el negocio. Para evitarlo, es importante emitir las facturas lo antes posible con la intención de cobrarlas también cuanto antes. Asimismo, aconsejan recordar periódicamente a los clientes que no han pagado y facilitar siempre el pago introduciendo métodos como Paypal o el pago a través de tarjeta bancaria.

Uso de herramientas digitales

El empleo de herramientas digitales para gestionar la facturación puede ser de gran ayuda en los procesos contables. Esto supondría un ahorro de esfuerzo, tiempo y de recursos para las empresas.

Por otro lado, no hay que olvidarse de conectar la contabilidad con las cuentas bancarias para controlar la actividad real de la empresa y detectar posibles descuadres.

Los expertos también aconsejan separar las finanzas personales de las profesionales y disponer de una cuenta corriente para la empresa.

Normas
Entra en El País para participar