Financiación

Audasa ofrece a particulares 300 millones en bonos que pagan un 2,7%

La suscripción mínima es de 500 euros y las obligaciones vencerán en diciembre de 2031

Tramo de la autopista del Atlántico, la concesión de Audasa.
Tramo de la autopista del Atlántico, la concesión de Audasa.

Audasa vuelve a la carga con una de sus recurrentes emisiones de deuda dirigida a pequeños inversores. En marzo del año pasado, en pleno estallido del Covid, fracasó en la colocación de 100 millones de euros destinados a la amortización de una emisión de 400 millones. La banca salió en su rescate con un crédito por ese último importe. Y ahora ofrece obligaciones con una rentabilidad del 2,1% que suben hasta una banda del 2,69% al 2,74% debido a sus beneficios fiscales. La inversión mínima es de 500 euros.

La compañía, que gestiona la autopista que cruza de norte a sur el oeste de la comunidad de Galicia, ha sufrido en sus cuentas el golpe de la pandemia. El tráfico de la compañía en 2020 se hundió un 29,9% respecto al año anterior, con un descenso de los peajes del 16,6%. La buena noticia es que en el primer semestre sus ventas se recuperaron un 27,9% frente al mismo periodo del año pasado, impulsadas por el incremento del 31,4% de los peajes.

La empresa, cuya concesión vence en agosto de 2048, se ha refinanciado habitualmente en las oficinas bancarias a través de bonos dirigidos a pequeños inversores con  tipos de interés superiores a los de empresas con rating de inversión (BBB- o superior). Audada, filial de Itínere, no tiene rating. La última nota data de febrero de 2004, cuando Moody's le rebajó la calificación hasta B1 desde Ba1. B1 se sitúa ya en lo que se conoce como bono basura, con elevadas dosis especulativas.

Tras el fracaso del año pasado, cuando ofreció un 2%, interés que hubiera subido a cerca de un 2,6% por las prebendas tributarias del activo, firmó un crédito sindicado por 400 millones de euros. En noviembre de 2020 sí logró colocar 100 millones entre los minoristas. Pero le quedan 300 millones que se propone amortizar con la presente emisión.

Por una ley de 1972, a los inversores solo se les retendrá el 1,2% del importe de los intereses, frente al 19% habitual. Y no solo eso: los bonistas se podrán deducir en el IRPF el 24% de los intereses. La emisión hubiera pagado un 2%, de forma que los inversores recibirán 20 euros al año por cada 1.000 y el banco les retendrá 0,24 euros.

El riesgo, en todo caso, es elevado. A cierre del pasado junio, su deuda bruta era de 1.065 millones de euros y su ratio de deuda financiera neta respecto al ebitda, de 9,7 veces. Incluso, el auditor, PwC, incluyó en las cuentas de 2020 un párrafo de énfasis, debido a que su fondo de maniobra era negativo (es decir, que los pasivos corrientes a corto plazo superaban los activos corrientes) de 67,2 millones, principalmente consecuencia del registro en el pasivo corriente de la deuda emitida por la sociedad por importe de 66,1 millones que vencen en mayo de 2021. Después, se amplió el vencimiento a  mayo de 2026.

Los inversores pueden cursar sus órdenes de suscripción, a partir de 500 euros, desde este martes 2 de noviembre al próximo 30 de noviembre. Los inversores que así lo deseen pueden comprar las obligaciones en CaixaBank, el banco coordinador de la emisión, en Singular Bank, en Cecabank, en Beka Finance, en Banco Sabadell, en  Renta 4 Banco, en  Abanca, en Auriga, en Banco Caminos y en Caja Ontinyent.

El Gobierno rechaza la petición de compensación

El  29 de octubre del año pasado Audasa presentó al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana una solicitud de restablecimiento del equilibrio económico financiero del contrato de concesión como consecuencia de los daños sufridos por razón de los efectos de la Covid-19.

La empresa aduce las restricciones de movilidad obligadas por las distintas administraciones públicas, que han imposibilitado la ejecución del contrato de concesión administrativa en los términos previstos, toda vez que la sociedad concesionaria ha mantenido su plena actividad por tratarse de una infraestructura crítica de transporte. Audasa estimó las pérdidas de ingresos del 14 de marzo de 2020 hasta el 30 de septiembre de 2020 en 46,2 millones de euros.

La mala noticia es que el Ministerio de Fomento ha rechazado la solicitud en vía administrativa, si bien Audasa comenzará la reclamación en vía contencioso‐administrativa.

Normas
Entra en El País para participar