Empresas

La UE da la razón a Bodegas Altún tras 8 años de litigio contra Codorníu

EUIPO falla a favor de la firma riojana en su conflicto sobre la marca Ana en una decisión que ya no se puede recurrir al haberse cumplido el plazo para ello

Resuelve que ambas sociedades pueden usar el nombre en sus vinos

La UE da la razón a Bodegas Altún tras 8 años de litigio contra Codorníu

Resuelto un conflicto que partía del año 2013 con dos protagonistas con solera. La Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) ha dado la razón a Bodegas Altún en su guerra judicial con Codorníu, para que pueda seguir usando su marca Ana de Altún como vino blanco de Rioja. El fallo ya no es recurrible, al haber vencido el plazo para reclamar en los últimos días.

El conflicto se remonta hace ochos años, cuando Codorníu denunció a Altún por usar la marca Ana, la misma con la que se conoce su cava Anna de Codordíu, aunque en este caso este nombre de mujer cuenta con dos enes en lugar de una. Fuentes de la empresa riojana mantienen que “han sido casi ocho años de lucha en los tribunales en los que Bodegas Altún, (una tradicional empresa familiar de viticultores de la región alavesa), ha defendido su derecho a usar la marca Ana de Altún frente a la oposición de Codorníu y su cava, denominado Anna, una de las marcas de la casa catalana”.

EUIPO ha rechazado las alegaciones de la empresa catalana y considera que no “existe riesgo de confusión” entre ambos nombres, aunque coincidan en los productos, postura que siempre ha mantenido Codorníu que denunció el registro de Ana de Altún”.

La resolución también mantiene que “no aprecia tampoco que los consumidores puedan asociar ambas marcas y establecer un vínculo entre ellas por la simple coincidencia en el nombre Ana o Anna, ya que considera que los elementos dominantes son de Altún y de Codorniú, muy diferentes entre sí”.

Desde la bodega familiar explican que este vino “es un homenaje a nuestra madre, que se llama Ana. Estamos muy contentos de por fin poder elaborar Ana de Altún sin más inconvenientes”. En el año 2019, el Tribunal General de la Unión Europea también falló en contra del grupo Codorniú aplicando el mismo razonamiento.

Entonces los magistrados no vieron “riesgo de confusión ni perjuicio por aprovechamiento de la marca” y devolvían el asunto a la casilla de salida, esto es, a la Oficina de Propiedad Intelectual para que volviera a revisar el caso. El fallo de ahora, vuelve a reconocer el derecho de Bodegas Altún a seguir usando su marca Ana, en homenaje a la madre de los bodegueros alaveses. De esta forma, tanto Codorníu como Altún pueden usar la marca Ana.

Una empresa del año 1551

La disputa tiene su origen en 2013, cuando Bodegas Altún, con domicilio en Baños del Ebro (Álava), solicitó el registro de la marca Ana de Altún como vino blanco de Rija, lo que motivó la oposición de la empresa de cava Codorníu, alegando riesgo de confusión. Codorníu fundada en Cataluña en 1551, es la segunda empresa más antiguas del país; solo superada por la Casa de Ganaderos de Zaragoza.

Normas
Entra en El País para participar