Según Nikkei

Apple recorta un 50% la producción de iPad para priorizar al iPhone 13 ante la falta de chips

La compañía toma esta decisión al prever una mayor demanda del smartphone que del iPad a medida que los mercados occidentales comienzan a emerger de la pandemia

Dispositivos de Apple.
Dispositivos de Apple.

Apple ha recortado de manera drástica la producción de iPads para asignar más componentes al iPhone 13, una señal de que la crisis mundial en el suministro de chips está golpeando a la compañía estadounidense con más fuerza de lo que indicó anteriormente, según informó hoy el diario japonés Nikkei, citando múltiples fuentes sin identificar.

La producción de tabletas iPad se habría reducido un 50% en los últimos doce meses respecto a los planes originales de la compañía, según detallan las mismas fuentes, que añaden que los componentes destinados a los iPhones más antiguos también se trasladarán a la fabricación del iPhone 13. Apple no ha confirmado aún la noticia.

La decisión del gigante tecnológico muestra que está priorizando la producción del iPhone 13 al prever una mayor demanda del smartphone que del iPad a medida que los mercados occidentales, comienzan a emerger de la pandemia de Covid-19. Europa y América representan el 66% de los ingresos de Apple.

Como recuerda el periódico japonés, los modelos de iPad y iPhone comparten varios componentes, incluidos los chips principales y periféricos, lo que permite a Apple intercambiarlos entre diferentes dispositivos. De hecho, esta no es la primera vez que Apple prioriza a los iPhones sobre sus tabletas. En 2020, reasignó algunos componentes del iPad al iPhone 12, su primera gama completa de teléfonos 5G, para proteger su producto más icónico de las limitaciones de la cadena de suministro durante la pandemia por el Covid-19.

Apple tendría en cuenta que el pico de ventas de los nuevos iPhone se produce pocos meses después del lanzamiento, por lo que garantizar una producción fluida para el iPhone 13, lanzado el pasado 24 de septiembre, es una de las principales prioridades de Apple en este momento.

La compañía de Cupertino ya reconoció la pasada semana, cuando anunció los resultados de su último ejercicio fiscal (cerrado en septiembre), que su negocio se había visto impactado durante el tercer trimestre del año por la escasez de semiconductores y las interrupciones en la fabricación debido a la pandemia por el Covid-19, lo que "afectó al iPhone, iPad y Mac".

El CEO de Apple, Tim Cook, informó que los ingresos de la compañía entre julio y septiembre fueron 6.000 millones de dólares más bajos de lo que hubieran sido sin ambos problemas, y avanzó que el impacto en el trimestre actual podría ser incluso mayor. Apple obtuvo un beneficio neto de 94.680 millones de dólares (81.422 millones de euros) en su ejercicio fiscal, un 64,9% más frente al ejercicio anterior.

Las ventas de Apple en su último ejercicio aumentaron un 33,2% interanual, hasta 365.817 millones de dólares (314.594 millones de euros), con un incremento del 34,7% de las ventas de productos, hasta 297.392 millones de dólares y del 27,2% de la comercialización de servicios, hasta 68.425 millones de dólares.

En concreto, las ventas de iPhone en el año fiscal reportaron a Apple 191.973 millones de dólares, un 39,3% más, mientras que las ventas de Mac aumentaron un 22,9%, hasta 35.190 millones de dólares y los ingresos por el iPad crecieron un 34,3%, hasta 31.862 millones de dólares. Las ventas de wearables y accesorios sumaron 38.367 millones de dólares, un 25,3% más, mientras los ingresos por servicios de Apple crecieron un 27,2%, hasta 68.425 millones de dólares.

En el tercer trimestre de 2021, Apple ha resistido mejor que muchas otras empresas a la falta de chips debido, como recuerda Reuters, a su enorme poder adquisitivo y acuerdos de suministro a largo plazo con proveedores de este componente.

Nikkei apunta que los compradores de los nuevos iPads se enfrentan a largos tiempos de espera. En Europa y América, quienes pidieron un iPad con 256 GB de almacenamiento a finales de octubre tendrán que esperar hasta el 15 de diciembre para la entre, según el sitio web de Apple. Y para aquellos que pidan el último iPad Mini, la entrega será alrededor de la primera semana de diciembre. Los consumidores de China, el tercer mercado más grande de Apple, también tienen que esperar hasta seis semanas para obtener un nuevo iPad.

Brady Wang, analista de Tecnología de Counterpoint Research, aseguró al citado medio que es lógico que Apple priorice los iPhones sobre los iPads ante las limitaciones de componentes. "La escala de envíos de iPhone, de alrededor de 200 millones de unidades al año, es mucho mayor que la de los iPads (...) Además, los iPads no tienen esa fuerte estacionalidad como sus iPhones insignia, que siempre se lanzan en otoño", añadió Wang. 

 

Normas
Entra en El País para participar