Solo cuatro regiones recuperan el empleo precrisis descontados los ERTE y la ayuda a autónomos

Valencia, Murcia, Castilla-La Mancha y Navarra tienen ya más cotizantes que hace dos años

Canarias queda a la cola de la recuperación con 65.000 empleos menos que en 2019

Afiliados reales Pulsar sobre el gráfico para ampliar

España logró el pasado septiembre, tras un año y medio de pandemia, superar por fin el nivel de empleo precrisis al alcanzar los 19,55 millones de afiliados a la Seguridad Social en dato desestacionalizado (un parámetro muy útil en economías como la española, que sufre grandes variaciones de empleo según la época del año).

Sin embargo, a esta recuperación hay que ponerle un gran asterisco encima que no se puede obviar. A día de hoy, todavía siguen acogidos a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) unos 239.000 asalariados, de los cuales 162.000 se encuentran en una suspensión total de trabajo, y unos 226.000 autónomos cobran la prestación por cese de actividad. Es decir, entre estos dos grupos, aún hay medio millón de afiliados a la Seguridad Social que actualmente reciben algún tipo de ayuda del Estado para seguir cotizando, porque la empresa o el sector en el que se emplean todavía no se ha recuperado del todo.

Por comunidades autónomas, se observa que, con los datos de septiembre, ya hay 13 autonomías que cuentan con más ocupados que en el mismo mes de septiembre de 2019 (el último septiembre anterior al inicio de la pandemia). Las únicas cuatro que todavía no están por encima de la barrera de hace dos años son el Principado de Asturias, el archipiélago balear, las islas Canarias y el País Vasco, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

No obstante, si a la estadística de Seguridad Social se le restasen los trabajadores en ERTE, solo ocho comunidades superarían el nivel de afiliación previo a la crisis. Y, por último, si también se quitara de la ecuación a los autónomos que cobran una prestación por cese extraordinario de la actividad, solo cuatro regiones tendrían a día de hoy más cotizantes que hace dos ejercicios: la Comunidad Valenciana (con 19.995 ocupados más), Murcia (con 13.777 trabajadores más), Castilla-La Mancha (9.699 más) y Navarra (1.753 más).

En el lado contrario, Canarias es la que más lejos está de recuperar el nivel de empleo que tenía en septiembre de 2019, con 65.187 afiliados menos. De cerca le sigue Cataluña, que tiene 64.082 ocupados menos que entonces. El tercer puesto por la cola es para las islas Baleares, que, sin contar los ERTE ni los beneficiarios de las ayudas para autónomos, aún le restan 54.391 empleos por recuperar.

“Territorialmente podemos ver cómo la mayoría de las comunidades están ya por encima del nivel de empleo previo a la pandemia. La parte noroeste de la Península es la que muestra todavía un comportamiento peor y fundamentalmente los dos archipiélagos. Las dos situaciones son muy distintas. En las islas lo que se observa es el fortísimo impacto de la pandemia sobre el sector turístico y el comercial en esos territorios. Mientras que en la cornisa cantábrica y en el sector noroeste lo que se refleja es un comportamiento previo a la pandemia y que no tiene tanto que ver con ella, en parte provocado por el envejecimiento demográfico de esos territorios”, había explicado el secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo, durante la presentación de los datos de septiembre.

Por sectores

Con la cifra oficial de afiliados a la Seguridad Social, sin quitar a los autónomos que cobran ayudas ni a las personas afectadas por un ERTE, ya hay dos sectores económicos que superan el nivel de empleo precrisis en dato desestacionalizado. Estos son los servicios, los cuales ya tienen 59.600 ocupados más que en febrero de 2020, el mes previo al inicio de la crisis, con 14,86 millones de trabajadores, y la construcción, con 1,3 millones (30.300 empleos más). Por su parte, la industria, con 2,28 millones de ocupados, y la agricultura, con 1,1 millones, tienen a día de hoy 8.500 y 10.000 afiliados menos, respectivamente, que antes de la pandemia.

A pesar del buen dato de afiliación del sector servicios, sigue siendo el sector con la mayor concentración de asalariados en ERTE (algo lógico, ya que fue el más golpeado por las restricciones sanitarias impuestas por las Administraciones para combatir el Covid). Muestra de ello es que solo los servicios de comidas y bebidas (con 55.467 afiliados en suspensión de actividad) y los servicios de alojamiento (con 32.330) suponen entre los dos el 37% de los expedientes de regulación temporal de empleo que siguen vigentes en el país.

El comercio al por menor (22.386), el comercio al por mayor (13.383), las agencias de viajes y operadores turísticos (11.948) y las actividades deportivas y recreativas (10.078) son los otros sectores con mayor cantidad de personas en ERTE.

Progresiva mejora en el dato de desempleo

Siete meses seguidos. La buena evolución de la afiliación a la Seguridad Social de los últimos meses ha venido acompañada también de una notable caída del paro. Según los datos ofrecidos por el Gobierno, el número de desempleados inscritos en las oficinas públicas de empleo ha bajado en 76.113 personas el pasado mes, lo que supone el mayor descenso del paro en un mes de septiembre. Así, el país encadena siete meses consecutivos de reducción del desempleo, algo que España no conseguía desde 2000. Desde marzo de este año hasta hoy, la cantidad de parados se ha recortado en 750.987 personas.

Normas
Entra en El País para participar