China

El crecimiento de China se reduce al 4,9% por la crisis inmobiliaria y la escasez energética

La segunda economía más grande del mundo presenta resultados mixtos sin alcanzar muchos de sus objetivos pero con una caída del desempleo

Pantalla en Shangai donde se muestran las cifras del PIB
Pantalla en Shangai donde se muestran las cifras del PIB / REUTERS

China solo ha crecido 4,9% entre julio y septiembre de 2021, en comparación con el 7,9% del trimestre anterior. Fuentes oficiales afirman que el crecimiento económico se ha reducido debido a la crisis energética y del sector inmobiliario. Las autoridades afirman que esta desaceleración está en línea con sus expectativas y dentro de un "rango razonable".

"Debemos señalar que las incertidumbres en el entorno internacional actual están aumentando y la recuperación económica nacional sigue siendo inestable y desigual" afirma la Oficina Nacional de Estadística (ONS) en un comunicado donde incluía las últimas cifras macroeconómicas. La entidad añade que según las "estimaciones preliminares", el Producto Interno Bruto (PIB) en los primeros tres trimestres alcanzó los 82,313 billones de yuanes (unos 11,048 billones de euros), lo que representaría un aumento interanual del 9.8 por ciento. 

Los especialistas afirman que la desaceleración del gigante se debería en parte a su intento de reducir los riesgos financieros. Desde 2020, Pekín ha aumentado la regulación de los préstamos para el sector inmobiliario, que junto a las actividades relacionadas representa hasta el 25% del PIB chino.

La crisis del gigante inmobiliario Evergrande habría agravado esta situación, ya que el posible riesgo de contagio ha afectado la venta de propiedades. Sin embargo, las autoridades del Banco Popular de China han asegurado que pueden manejar el riesgo de una posible caída de la compañía.

La ONS afirma además que la producción industrial creció un 3,1% en comparación a septiembre de 2020, y no alcanzó el objetivo estimado de 3,8%. En los primeros tres trimestres, el valor agregado de la minería aumentó un 4,7% interanual; el de la manufactura aumentó en un 12,5%; y la producción y suministro de electricidad, energía térmica, gas y agua aumentaron en 12,0%. La producción de automóviles de nueva energía, robots industriales y circuitos integrados aumentó en un 172,5%, 57,8% y 43,1% interanual respectivamente.

Otros indicadores presentados por China son relativamente positivos. Por ejemplo, la tasa de desempleo ha caído de 5.1% a 4.9%, su nivel más bajo desde diciembre de 2018 y muy por debajo del objetivo para todo el año del 5.5%. Por otra parte, las ventas del sector del retail se expandieron un 4,4% en septiembre; muy por encima de las previsiones que anticipaban un crecimiento del 3,5%.

En los primeros tres trimestres, el ingreso disponible per cápita a nivel nacional de los residentes fue de 26.265 yuanes (unos 3.526,88), un aumento nominal del 10,4 por ciento interanual, con un aumento real del 9,7 por ciento interanual después de deducir los factores de precios.

Normas
Entra en El País para participar