El Presupuesto de 2022 destinará 2.140 millones de ayudas europeas a digitalizar a las pymes

Montero presenta ante el Congreso el plan presupuestario de 2022 y pone en marcha el reloj de su tramitación

Las cuentas públicas elevan el gasto social y la inversión pública al incorporar 27.000 millones en ayudas europeas

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con el plan presupuestario.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con el plan presupuestario.

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha entregado este miércoles a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, el libro amarillo que contiene el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022 en el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara Baja. El gesto pone en marcha el contador para la tramitación parlamentaria de las segundas cuentas públicas del Ejecutivo de coalición de PSOE y Unidas Podemos, que preside Pedro Sánchez, con el objetivo de que el respaldo de los socios de investidura permita aprobarlas antes de final de año para su entrada en vigor el 1 de enero.

El plan presupuestario, que parte de un techo de gasto récord de 196.142 millones de euros (un 0,02% más que en 2021), incluye 27.633 millones de las ayudas europeas para la recuperación de la crisis del Covid, dispara el gasto social a 248.391 millones (un 3,6% más) e incluye una partida de más de 40.000 millones (9,6% más) en inversiones y transferencias de capital. En el caso de las infraestructuras habrá una dotación de 11.831 millones, incluyendo actuaciones en alta velocidad, cercanías y carreteras.

Son, en palabras de Montero, “los Presupuestos de la recuperación justa”, e incluyen la revalorización de las pensiones con el IPC; una subida del salario de los funcionarios del 2%; un monto de 12.000 millones para asistir a los jóvenes (incluyendo un bono cultural y otro para el alquiler); o la fijación de un tipo mínimo del 15% en el impuesto de Sociedades.

Las cuentas, ha defendido Montero en rueda de prensa, tienen como “objetivo fundamental consolidar la recuperación económica y social”, así como articular “inversiones en infraestructuras que permitirán la vertebración del país y su cohesión territorial y social”, apoyar a las pymes y autónomos o reactivar el ascensor social.

Más allá, la ministra ha asegurado que hay una serie de retos, en campos como la “precariedad laboral, desempleo juvenil, dificultades de acceso a la vivienda o el reto demográfico” que no admiten demora y deben recibir respuesta desde ya a través de las cuentas públicas.

Para encarar estos desafíos, Montero ha expuesto que el Presupuesto eleva las dotaciones para vivienda; educación, que supera por primera vez los 5.000 millones de euros (9,4% más), destinando el 44% a becas (2.199 millones).

El Presupuesto también incluye 2.140 millones, en ayudas europeas, para el plan de impulso a la pyme, para digitalizar la pequeña empresa, facilitar su crecimiento e internacionalización, así como más de 13.000 millones para el desarrollo de la ciencia y la innovación, duplicando la partida del año anterior.

En paralelo, las cuentas destinan 4.200 millones de euros para luchar contra la despoblación, el reto demográfico y la vulnerabilidad territorial, lo que incluye 153 millones para desplegar el 5G en pequeños municipios.

De otra parte, los funcionarios verán incrementada su retribución un 2% y experimentarán mejoras importantes en la tasa de reposición y la oferta pública de empleo. Las pensiones, de otra parte, tendrán un 4,8% más de recursos para permitir su revalorización con el IPC.

Normas
Entra en El País para participar