BCE

Guindos aprecia factores estructurales en la subida de la inflación

Reconoce que el alza de precios está siendo más duradera de lo estimado hace meses

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE
Luis de Guindos, vicepresidente del BCE GettyImages

El presidente del BCE, Luis de Guindos, reconoció hoy que la actual subida de la inflación se debe en buena parte a elementos que tienen el riesgo de tener un efecto estructural en la economía y volvió a mostrarse contrario a la indexación de salarios y pensiones públicas al IPC, que en la zona euro está ya en el 3,4%, máximos de 2008.

“Nuestro planteamiento fundamental es considerar que gran parte de este aumento en 2021 obedezca a factores técnicos que en 2022 se darán la vuelta y empezarán a jugar a favor, situando la inflación media por debajo del 2%”, indicó durante su intervención en un coloquio organizado por el Club Empresarial ICADE. No obstante, el vicepresidente del BCE reconoció el efecto creciente sobre la economía de otros elementos como los cuellos de botella en los suministros de bienes y servicios y el fuerte aumento de los precios de la energía. Su impacto en la inflación “va más allá de lo proyectado hace unos meses”, aseguró.

Advirtió del riesgo de que estos problemas de oferta estén presentes durante un periodo dilatado de tiempo, así como de que haya efectos de segunda ronda, fundamentalmente ligados al mercado laboral, añadiendo que la indexación puede acabar convirtiendo el efecto temporal en algo más permanente. “El alza de la inflación no solo responde a un efecto base sino que hay además un componente que va a tener un impacto más estructural”, señaló.

Por el momento, Guindos añadió que no se aprecian señales de que la inflación se esté trasladando a los salarios, pero advirtió de que “hay que ser cuidadosos y prudentes puesto que las negociaciones salariales acaban de empezar y la percepción de la inflación se hace más evidente a medida que pasa el tiempo”.

“La repuesta de política monetaria no es la misma si tenemos un efecto más temporal que si tenemos un incremento más permanente o estructural”, apuntó Guindos, subrayando que la posición del BCE continuará siendo acomodaticia, pero teniendo en cuenta el objetivo de estabilidad de precios a medio plazo del 2% simétrico.

Sus palabras coinciden con las del presidente de la Fed, Jerome Powell, la semana pasada, cuando afirmó que el alza de precios estaba siendo más persistente de lo esperado. Hasta el momento, el mensaje de los bancos centrales es que el avance de la inflación será temporal, por lo que no sería motivo para modificar la hoja de ruta de la política monetaria. Sin embargo, las tasas de inflación se alejan mucho de los objetivos de estabilidad de precios del BCE y de la Fed.

El vicepresidente del BCE avanzó también que el Consejo de Gobierno de la institución tiene previsto decidir en su reunión del próximo mes de diciembre sobre el futuro del plan de compras antipandemia (PEPP), cuya duración está prevista en principio hasta marzo de 2022, así como acerca de la necesidad de alternativas en función de la situación económica y de la pandemia.

"En diciembre decidiremos cómo se ajustará, dependiendo de los datos sobre la evolución de la pandemia. Es un programa extraordinario y si se normaliza la situación económica y la pandemia se difumina habrá cumplido su misión, pero será en diciembre cuando decidiremos si acabar en marzo y las posibles alternativas si las hubiera", ha señalado Guindos en su intervención en un coloquio organizado por el Club Empresarial ICADE.

 

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar