Al Gore apuesta por la energía en Reino Unido con las debidas garantías

Su fondo de inversión inyectará 500 millones en la proveedora Octopus, potencial ganadora de la crisis

Al Gore, exvicepresidente de EE UU y cofundador de Generation Investment.
Al Gore, exvicepresidente de EE UU y cofundador de Generation Investment. reuters

Al Gore ha reivindicado en parte al Gobierno del Reino Unido en relación con el aumento de los costes de la energía. La semana pasada, los ministros indicaron que esperaban que los proveedores del sector privado rescataran a los rivales que han quebrado debido a la subida de los precios del gas, sin necesidad de ayuda estatal. Ahora Generation Investment Management, cofundada por el exvicepresidente estadounidense, va a inyectar 600 millones de dólares (500 millones de euros) en el grupo energético británico Octopus. Pero no es necesariamente un modelo para futuras operaciones.

A pesar de ser deficitario y tener solo cinco años de vida, Octopus está emergiendo de la crisis energética como un potencial ganador. A diferencia de los proveedores más pequeños, asegura los costes de la energía a largo plazo, reduciendo su exposición al mercado de electricidad al contado del Reino Unido, donde los precios para la entrega al mes siguiente se han cuadruplicado desde marzo.

El domingo, Octopus se hizo cargo de 580.000 clientes de la fallida Avro Energy, comprometiéndose a suministrarles energía a pesar de que los precios mayoristas están muy por encima de la tarifa anual máxima que los reguladores le permiten cobrar.

Sin embargo, la empresa no debería de necesitar en última instancia el dinero de Generation para financiar el acuerdo. El sistema británico permite a Octopus recuperar los costes de la absorción de los rivales fallidos a través de una tasa para todo el sector, con un retraso de aproximadamente un año.

Los 2,5 gigavatios de capacidad de energía renovable de la empresa también proporcionan una cobertura contra el aumento de los precios de la electricidad. Además, su tecnología Kraken, que ayuda a los consumidores a acceder a la energía cuando es más barata, ha sido adoptada por empresas de servicios públicos rivales como E.On.

La inversión de Generation, que le dará una participación del 13%, sigue siendo un conveniente respaldo. Aunque las conversaciones sobre la financiación precedieron a la crisis actual, el dinero ayuda a proteger a Octopus de las posibles consecuencias y le permite seguir ampliando su cuota de mercado de suministro energético en el Reino Unido, que actualmente es del 11%.

Si Octopus merece una valoración de 3.400 millones de libras (4.000 millones de euros), más de dos veces sus ingresos en el último año reportado, que terminó en abril de 2020, es un punto discutible. El líder del mercado minorista del Reino Unido, Centrica, que tiene un valor empresarial de unos 4.000 millones de libras (4.700 millones de euros), cotiza a menos de una vez las ventas. Sin embargo, el enfoque ecológico de Octopus y sus conocimientos tecnológicos justifican una prima. Además, el horizonte de inversión de Generation es de 15 años, el triple de lo habitual en el capital riesgo.

El problema para el secretario de Estado de Comercio del Reino Unido, Kwasi Kwarteng, es que los precios del gas probablemente se mantengan altos, empujando a otros proveedores al límite. Es posible que no pueda contar con otras soluciones ordenadas del sector privado. Pero esa no es la preocupación de Gore.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías