Apple tendrá que integrar el USB tipo C en sus iPhone, Europa lo convierte en estándar
Photo by Lucian Alexe on Unsplash

Apple tendrá que integrar el USB tipo C en sus iPhone, Europa lo convierte en estándar

Una decisión motivada por la reducción de residuos electrónicos

Llevábamos muchos meses hablando de este tema, la homogeneización de los cargadores en toda Europa bajo un mismo conector. Ahora la Unión Europea ha hecho público su veredicto, y ha acordado que sea la tecnología de conectividad USB tipo C la que se imponga como estándar entre todos los dispositivos electrónicos que se pongan a la venta en nuestro continente. Esto tendría como consecuencia directa la necesidad de crear versiones del iPhone con este conector en Europa por parte de Apple. Algo a lo que se ha opuesto frontalmente de forma reciente.

USB tipo C en todos los dispositivos

La decisión que ha tomado la Comisión Europea se toma en aras de la reducción de residuos en el mercado comunitario, sobre todo para hacer más sostenible este segmento, y también para favorecer a los usuarios. Y es que de esta manera todos los dispositivos que compremos, independientemente del fabricante de este, tendrán que contar con este conector si quieren que se venda en Europa. Actualmente la mayoría de móviles Android y otros productos nuevos adoptan este conector USB tipo C, pero siguen existiendo muchos que todavía integran un microUSB, más veterano, y por supuesto el conector Lightning.

Apple tendrá que plegarse a este nuevo conector, o crear un iPhone sin puertos
Apple tendrá que plegarse a este nuevo conector, o crear un iPhone sin puertos REUTERS

Este último es el conector que utilizan los iPhone, por lo que Apple tendrá que adoptar en sus teléfonos el conector USB tipo C para armonizarse con el resto de dispositivos y sobre todo para cumplir la normativa. Apple ya cuenta con este conector en algunos de sus productos, como en diversos iPads, por lo que poco a poco se ha ido acostumbrando a ello. Apple es la principal opositora a este nuevo estándar, ya que según ellos se limita la innovación, y serán los clientes europeos los que se vean perjudicados por esta decisión.

La realidad es que con esta decisión no habrá que estar acumulando nuevos cargadores o cables si cambiamos de móvil, ya que todos se podrán cargar con los mismos cables. Aunque no es la única decisión que se ha tomado en este aspecto. Ya que desde la comisión también propondrá que no se incluyan cargadores junto a los nuevos dispositivos electrónicos, algo que ya han estado aplicando algunos fabricantes. Aunque en este aspecto salen perjudicados los compradores, ya que probablemente tendrán que comprarlos aparte y además tengan que seguir pagando lo mismo por los móviles nuevos. Ahora los fabricantes tendrán dos años para poder implementar estos importantes cambios en sus dispositivos electrónicos.

Normas
Entra en El País para participar