El arte gana peso en el total de los bienes patrimoniales de lujo

El valor de las propiedades declaradas ha aumentado un 120% en ocho años

Bienes suntuarios Patrimonio Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los españoles declararon la propiedad de obras de arte y antigüedades por valor de 669,5 millones de euros en el año 2019. Es lo que se desprende de los datos relativos al impuesto de patrimonio publicados recientemente por la Agencia Tributaria. La cifra representa el 41,82% del total de bienes suntuarios declarados, mientras que el 58,18% restante (931,5 millones de euros) corresponde a una categoría más genérica en la que se engloban joyas, pieles, vehículos, embarcaciones y aeronaves.

La cuantía de este tipo de bienes ha aumentado de manera lineal desde 2011, cuando se publicaron posesiones de lujo por valor de 845 millones de euros, frente a los 1.600,9 millones de euros de 2019. Pero el arte ha crecido en una mayor proporción, ya que el valor de lo declarado ha aumentado un 120% en ocho años, mientras que el resto de productos de alta gama lo han hecho un 71%. Así, mientras que, en 2011, las obras y antigüedades tenían un peso del 35,6% sobre el total de bienes de lujo, estas alcanzan ahora una relevancia del 41,8%, según los últimos datos publicados.

La progresión es aún más llamativa si se observan los datos de 2007, cuando se declararon bienes suntuarios por valor de 1.551,4 millones de euros, de los cuales solo el 12,52% (222 millones de euros) correspondían a propiedades relacionadas con el mundo del arte. Sin embargo, entre 2008 y 2011 se eliminó la obligación formal de presentar el impuesto sobre el patrimonio, por lo que no se puede analizar de manera clara lo que sucedió en los años inmediatamente posteriores a la crisis.

Tras las recesiones, hay una mayor disposición a diversificar inversiones. Así lo ve Enrique del Río, fundador y director ejecutivo de WeCollect: “Siempre que hay una crisis económica o financiera, las inversiones se diversifican en otros activos”. Una visión con la que coincide Elisa Hernando, directora ejecutiva de Arte Global y Red Collectors. “Quienes alcanzan estas cifras no lo hacen meramente por una cuestión de estética. Por supuesto que quieren algo que les guste, pero también buscan algo que se pueda revalorizar al cabo del tiempo”, comenta la experta, quien recomienda dejarse asesorar para optimizar las inversiones. Asimismo, Hernando también plantea la entrada de nuevas generaciones de consumidores, gracias a las nuevas plataformas digitales, como una de las posibles causas del crecimiento en las propiedades.

Destaca el caso de Madrid, la única comunidad en la que el arte tiene más peso (57,76%) que el resto de bienes suntuarios (42,24%). La comunidad de Madrid es también la única que tiene bonificado al 100% el impuesto sobre el patrimonio, por lo que no se tributa por estas propiedades. Pero Hernando cree que el interés por el sector cultural va más allá de esto. “Madrid es la región que cuenta con más galerías de arte. Incluso aquellas que están en otras zonas están abriendo una segunda sede en Madrid. Están también aquí las ferias y estamos acostumbrados a ver el arte de una forma mucho más cercana”, apunta la experta, al tiempo que recuerda que también la mayoría de sus clientes están en la capital.

En el lado contrario, entre las razones que podrían hacer que, paulatinamente, el importe de bienes de lujo declarados cayera, Cira Cuberes, socia de Bain & Company, destaca el auge del alquiler y el mercado de segunda mano de productos de alta gama. “Aunque este segmento aún es pequeño, está creciendo mucho. Hay cosas que no nos esperábamos hace 20 años, como que ahora los barcos se alquilen, pero está pasando. Vemos una tendencia hacia hacer la industria más sostenible”, resume.

Una moda que, sin embargo, no está reñida con quienes ven también el lujo como un campo en el que invertir. “Si por algo se caracteriza la alta gama es por su durabilidad y sostenibilidad, esto último, que ahora es imprescindible en cualquier industria, está en el ADN del lujo desde siempre, y es algo que el consumidor valora, ahora más si cabe. La calidad hace que la compra de estos productos se pueda considerar una inversión, ya que con el paso del tiempo se revalorizan”, defiende la presidenta de Círculo Fortuny, Xandra Falcó.

Brecha de género

Los datos de la Agencia Tributaria revelan una destacable diferencia entre el importe de los bienes suntuarios declarados por hombres y por mujeres. Ellos concentran el 68,5% del valor de estas propiedades, mientras que ellas mantienen el 31,5% restante. Una evidencia más del diferente poder adquisitivo entre sexos. En el caso del arte está brecha también es notable, aunque ligeramente inferior al del resto de categorías. “Nosotros trabajamos con coleccionistas jóvenes, entre quienes no observamos esta diferencia. En España, además, ha habido grandes coleccionistas mujeres. Pero sí que vemos aún cierta desigualdad a la hora de exponer”, reconoce Del Río.

Normas
Entra en El País para participar