Canarias

A medio gas: la recuperación de la venta de coches en las islas se resiste

A la espera del remonte del turismo, la crisis de los semiconductores y el endurecimiento de las condiciones crediticias para la adquisición de vehículos lastran al sector

Concesionario en Las Palmas de Gran Canaria
Concesionario en Las Palmas de Gran Canaria
Santa Cruz de Tenerife

 

La venta de vehículos en Canarias no termina de arrancar. A pesar de que la adquisición de coches rent a car ha aumentado considerablemente respecto al ejercicio anterior, no es suficiente para el despegue del sector, lastrado no solo por las consecuencias de la pandemia y sus efectos sobre el turismo, sino también por la crisis de los semiconductores. A todo lo que se añade el paulatino endurecimiento de las condiciones para conceder créditos aplicado por las entidades financieras.

Las ventas a empresas de rent a car subieron un 1.786% en agosto de este año respecto al anterior. Aun así, están lejos de recuperar las cifras de 90.000 unidades de que disponían en el mercado, al haber disminuido su flota en cerca de 70.000 coches a causa de la pandemia. En el canal particular, el panorama es muy distinto: una caía de casi el 20%, lo que significa casi 300 unidades menos vendidas (de 1.884 a 1.517), o casi un millar menos si la comparación se realiza con el mes de agosto de 2019.

A partir de esos datos, aportados por Faconauto Canarias, su presidente, Manuel Sánchez, desgrana los factores que influyen en que el remonte no sea aún el deseado en el sector: “Además de que el coronavirus sigue afectando, porque hay mucha gente sin actividad económica constante, la crisis de los semiconductores nos ha llevado a contar con menos de la mitad del stock que sería necesario”. Añade también que los bancos están aprobando operaciones de crédito “de manera muy selectiva” a los particulares, con un nivel de rechazo mayor que antes de la pandemia, y que los propios concesionarios han perdido músculo financiero, lo que les dificulta a ellos mismos adquirir vehículos para ofrecer a la venta.

Las esperanzas están puestas en la reincorporación de los trabajadores del sector turístico a su actividad, siempre que se produzca la llegada de viajeros internacionales en la temporada de invierno a las islas en niveles parecidos a la prepandemia. Pero ni siquiera eso sería suficiente: Faconauto Canarias pide al Ejecutivo autonómico la implantación de un Plan Renove en las islas que impulse las ventas.

Desde Fredica, la otra patronal del sector en Canarias, la radiografía que realizan de la situación actual es parecida. Para su presidente, Jesús Orozco, el buen comportamiento de las ventas a rent a car en el archipiélago no supone más que “un maquillaje” sobre las cifras totales, y que son los turistas británicos y alemanes, casi el 60% de los que pasan anualmente sus vacaciones en las islas, quienes pueden hacer que la temporada turística de invierno sea positiva, y que ello repercuta a su vez en una mejora de la economía de los empleados del sector.

Sin embargo, aunque esa recuperación se produjera, la escasez de stock por la falta de microchips amenaza las expectativas de mejora. “No recuerdo haber tenido una cifra tan baja de stock; no tenemos coches ni para exposición, y en muchos casos no prevemos contar con unidades de muchos modelos de vehículos hasta finales de este año o principios del que viene”, indica Orozco, para quien otro de los elementos que están influyendo en las bajas ventas de vehículos nuevos es la incertidumbre del comprador con la llegada del coche eléctrico y las restricciones al de combustión. “Por mucha propaganda que se haga, se está consiguiendo que el parque de automóviles se haga más viejo y que el parque móvil no se renueve por vehículos de combustión nuevos que contaminan una décima parte de los que están circulando en este momento”, apunta el presidente de Fredica. Reclama a cabildos y ayuntamientos canarios la creación de muchos más puntos de recarga de coches eléctricos, lo que fomentaría las ventas de estos vehículos.

Segunda mano

Ante las incertidumbres reinantes, los usuarios prefieren optar por vehículos de segunda mano. Ancove (Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos) indica que en los siete primeros meses del año, la venta de coches de ocasión en las islas alcanzó las 49.281 unidades, una subida del 26,28% respecto al mismo periodo de 2020. El director general de esta entidad, Eric Iglesias, explica que los compradores, a los que la pandemia había dejado en situación de incertidumbre, han optado por este tipo de coche “cuando ya no podían esperar más y necesitaban el vehículo”.

Las cuatro ruedas, en cifras

Empleos. El sector de compraventa de automóviles emplea en el archipiélago de manera directa a más de 5.000 personas, a las que hay que sumar otras 20.000 indirectas, desde trabajadores de talleres de reparación a los de empresas de recambios.

Caída de ingresos. Antes de la pandemia, el sector de la venta de automóviles en Canarias generaba alrededor de 1.900 millones al año. Si bien 2020 supuso un varapalo sin precedentes, con una reducción de ingresos que rondaba la mitad, para 2021 las patronales confían en obtener entre 1,2 y 1,3 millones de euros.

Impuestos y tasas. El sector genera en las islas cerca de 300 millones de euros ingresos anuales para las arcas públicas, entre IGIC, Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, Impuesto de Matriculación o tasas en favor de la Dirección General de Tráfico. Apartados que se verán también mermados durante 2021 respecto a 2019 entre un 35% y un 40%.

Normas
Entra en El País para participar