La ferroviaria Canadian National necesita a Canadian Pacific

Si su rival vuelve a intentar comprar Kansas City Southern, podría ahorrarse la comisión de ruptura

El consejo de la ferroviaria Canadian National (CN) tiene ahora que salvar algo del descarrilamiento. El acuerdo de unos 30.000 millones de dólares para comprar Kansas City Southern (KCS) se ha visto frustrado por el regulador de EE UU. Para evitar un mayor esfuerzo y cuantiosos honorarios, Canadian National (CN) necesita que su par más pequeño, Canadian Pacific, convenza a su objetivo mutuo de que le deje salir del atolladero saltando de nuevo las vías.
CN, dirigida por Jean-Jacques Ruest, rompió el acuerdo de Canadian Pacific (CP) con KCS en primavera con una oferta mejor. La empresa necesitaba la aprobación de la Junta de Transporte de Superficie para seguir adelante con un fideicomiso de voto, una estructura que habría permitido cerrar el acuerdo desde el punto de vista financiero, pero no desde el operativo, mientras la Junta realizaba una revisión completa. El martes, sin embargo, denegó la solicitud. En virtud de las peculiares normas que se aplican al tren, la Junta ya había aprobado una estructura de fideicomiso para el acuerdo anterior de KCS con CP. Tras el fallo, esta –que nunca ha renunciado a su interés– reafirmó su última oferta por KCS.

Si CN persiste en su acuerdo de compra de KCS pero no lo cierra antes de febrero, podría verse obligada a pagar una comisión de ruptura de 1.000 millones, además de haber cubierto una comisión de 700 millones en la que incurrió KCS cuando se deshizo de CP. Seguir adelante podría incluir la apelación de la decisión de la Junta, una medida potencialmente cara y que requiere mucho tiempo.

Pero si KCS decide volver con CP, la empresa de Ruest podría recibir una comisión de ruptura de 700 millones, casi tanto como los beneficios del último trimestre, además de un posible reembolso de la anterior comisión similar que cubrió. Ello ayudaría a amortiguar el golpe. Sin duda, sería el resultado preferido por TCI Management, accionista que pretende desbancar a Ruest, según el FT. La Casa Blanca también está examinando las fusiones en general para ver si tienen efectos anticompetencia. CN tiene ahora una vía hacia una salida airosa, pero solo si su rival le ayuda.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías