Promotora

El gigante Evergrande reconoce riesgo de impago y amenaza la estabilidad financiera de China

Anuncia un descenso del beneficio del 29% a junio, mientras sus acciones y bonos pierden valor con rapidez

Sede de Evergrande en la ciudad de Shenzhen, en la provincia china de Guangdong
Sede de Evergrande en la ciudad de Shenzhen, en la provincia china de Guangdong GettyImages

Las alarmas sobre el apalancado sector inmobiliario chino han comenzado a sonar. El grupo Evergrande, una de las mayores promotoras inmobiliarias del país y con un gran grupo de filiales tecnológicas y financieras, ha comunicado hoy un fuerte descenso en sus resultados y ha lanzado una advertencia sobre sus dificultades de pago.

Su anuncio ha confirmado los temores que ya avanzaba en el mercado en los últimos días, en que han descendido con fuerza su cotización y se han depreciado notablemente sus bonos. El gran tamaño de la compañía, una de las más endeudadas del mundo, ha puesto además sobre la mesa la amenaza que sus problemas financieros pueden tener sobre la estabilidad financiera de China y su gran capacidad de contagio.

El beneficio neto de Evergrande ha descendido el 29% en el primer semestre del año en tasa interanual, en línea con el profit warning que ya anunció la compañía la semana pasada. Ese descenso eleva la presión sobre el grupo para realizar desinversiones con las que afrontar los enormes compromisos de pago de su deuda. De hecho, Evergrande ha lanzado una seria advertencia sobre sus dificultades financieras. “El grupo está en riesgo de impago de sus préstamos”, afirma hoy en el comunicado de presentación de resultados la compañía con sede en Shenzhen.

La deuda del grupo supera los 1,95 billones de yuanes, o 300.000 millones de dólares, lo que pone ahora toda la presión sobre la venta de activos y sobre la banca acreedora. Evergrande tiene en platilla a 200.0000 empleados pero da trabajo de forma indirecta a 3,8 millones de personas en todo el país, incluidos trabajadores de la construcción, lo que revela su carácter sistémico.

Uno de los efectos de los graves problemas financieros del grupo es el colapso en Bolsa que sufre una de las filiales, Evegrande New Energy, dedicada al vehículo eléctrico. El pasado abril la fimra valía alrededor de 87.000 millones de dólares, más que Ford y casi cuatro veces más que la propia matriz, pero sus acciones se han derrumbado más del 90% desde entonces, ante la expectativa de que Evergrande venda su participación del 65%, una de las más líquidas, para lograr los fondos que ahora necesita.

 

 

Soros arremete contra la Bolsa china

El famoso inversor George Soros decidió hace semanas excluir de sus fondos a las empresas chinas que cotizan en Wall Street y augura disgustos para los inversores que han apostado por la Bolsa China. En un duro artículo publicado el martes en el Financial Times, Soros afirma que las medidas de control regulatorio que está introduciendo el gobierno de Xi en sectores privados como la educación por internet “demuestran su falta de conocimiento de la economía de mercado”. Prevé un duro revés para las cotizaciones chinas en el momento en que los inversores comiencen a calibrar en profundidad la intervención del Estado en las compañías privadas y asegura que la deuda de Evergrande podría llegar a causar un crac.

Normas
Entra en El País para participar