7 fotos

La Huertona, una dirección obligatoria en Asturias

A dos kilómetros de Ribadesella, exhibe a diario una pequeña joyería con los mejores productos del mar

  • Nada de lo que se sirve en La Huertona (dos soles Repsol), a dos kilómetros de la villa de Ribadesella, está elegido al azar. El pescado, procedente de las lonjas de Llanes y de Ribadesella, que conforma la joyería que se exhibe a la entrada del restaurante, es una pequeña muestra de lo que le espera al comensal.
    1Nada de lo que se sirve en La Huertona (dos soles Repsol), a dos kilómetros de la villa de Ribadesella, está elegido al azar. El pescado, procedente de las lonjas de Llanes y de Ribadesella, que conforma la joyería que se exhibe a la entrada del restaurante, es una pequeña muestra de lo que le espera al comensal.
  • Para empezar, las vistas de la sala impresionan: a través de sus amplios ventanales asoman las montañas y una vega paralela al río Sella. Lo que viene a continuación es un espectáculo, cuyo único protagonista es un producto fresco de temporada, que marca la carta cada día, y el precio de la ración, que oscila entre 29 y 43 euros, en función de la especie y el mercado. rn
    2Para empezar, las vistas de la sala impresionan: a través de sus amplios ventanales asoman las montañas y una vega paralela al río Sella. Lo que viene a continuación es un espectáculo, cuyo único protagonista es un producto fresco de temporada, que marca la carta cada día, y el precio de la ración, que oscila entre 29 y 43 euros, en función de la especie y el mercado.
  • Con esta filosofía trabajan, desde 1992, José Manuel Viejo, al frente de la brasa y del género que entra en la casa, y su mujer, Rosa Luz Ruisánchez, encargada del resto de la cocina. rn
    3Con esta filosofía trabajan, desde 1992, José Manuel Viejo, al frente de la brasa y del género que entra en la casa, y su mujer, Rosa Luz Ruisánchez, encargada del resto de la cocina.
  • Su máxima es “cuanto más se trata el producto, más se estropea”, por lo que la manipulación del mismo es casi imperceptible, llegando a la mesa con el sabor y la frescura intactos, y unos puntos de elaboración perfectos. rn
    4Su máxima es “cuanto más se trata el producto, más se estropea”, por lo que la manipulación del mismo es casi imperceptible, llegando a la mesa con el sabor y la frescura intactos, y unos puntos de elaboración perfectos.
  • El pescado y el marisco son las señas de identidad de la casa, donde también tienen cabida las carnes de vaca madurada y los guisos, como una impecable y fina fabada asturiana.rn
    5El pescado y el marisco son las señas de identidad de la casa, donde también tienen cabida las carnes de vaca madurada y los guisos, como una impecable y fina fabada asturiana.
  • Uno de los platos más cotizados es el rey a la brasa, así como el rape, el rodaballo, el salmonete (impresionantes las piezas que aquí se sirven), el bonito del norte o las cocochas de merluza, que sirve con un bocado de caviar. El precio medio a la carta por persona va de los 70 a los 100 euros. Cuentan, además, con un menú degustación por 75 euros (10% de IVA no incluido), que consta de tres aperitivos, tres entrantes, un guiso, pescado, carne y tres postres. Entre ellos, ensaladilla rusa con bogavante del Cantábrico, crema de quesos asturianos y anchoas, ostra al natural, salpicón de langosta de Ribadesella hecho al momento, chipirón de potera afogao, croqueta de manzana con hígado de pato, la ostra natural, fabada asturiana, ventresca de bonito a la brasa y vaca vieja a la brasa. De postre, arroz con leche, tarta de galleta y sorbete de mandarina con chocolate.rn
    6Uno de los platos más cotizados es el rey a la brasa, así como el rape, el rodaballo, el salmonete (impresionantes las piezas que aquí se sirven), el bonito del norte o las cocochas de merluza, que sirve con un bocado de caviar. El precio medio a la carta por persona va de los 70 a los 100 euros. Cuentan, además, con un menú degustación por 75 euros (10% de IVA no incluido), que consta de tres aperitivos, tres entrantes, un guiso, pescado, carne y tres postres. Entre ellos, ensaladilla rusa con bogavante del Cantábrico, crema de quesos asturianos y anchoas, ostra al natural, salpicón de langosta de Ribadesella hecho al momento, chipirón de potera afogao, croqueta de manzana con hígado de pato, la ostra natural, fabada asturiana, ventresca de bonito a la brasa y vaca vieja a la brasa. De postre, arroz con leche, tarta de galleta y sorbete de mandarina con chocolate.
  • La Huertona: carretera de la Piconera. Ribadesella. Tel. 985 860 553. www.restaurantelahuertona.com.
    7La Huertona: carretera de la Piconera. Ribadesella. Tel. 985 860 553. www.restaurantelahuertona.com.