Las energéticas esperan una gran acogida para la nueva subasta de renovables

Ayudará a reducir los precios de la energía eléctrica en España

Instalación fotovoltaica
Instalación fotovoltaica

Los nuevos récords marcados estas semanas por el precio de la electricidad han sido claves para que el Gobierno anuncie una nueva subasta de renovables para el 14 de octubre. La operación, prevista en el calendario de Transición Ecológica para aumentar la descarbonización, será la segunda de este año. Saldrán a puja un total de 3.300 megavatios (MW), que servirán para cumplir un tercio del plan de subastas del Ejecutivo: 20 gigavatios (GW) hasta 2025.

La nueva subasta garantiza a los adjudicatarios un precio fijo por la energía generada. Pese a que está por debajo del de mecado “facilita y abarata la financiación de los proyectos”, según José Salmerón, director general de Wind to Market y de la comercializadora AEQ. “Es una palanca imprescindible en el desarrollo de las renovables”, continúa, “el financiador tendrá seguridad de ingresos y estará dispuesto a facilitar la finalización al menor coste posible”.

El sector espera así una gran acogida. Varias empresas consultadas por Cinco Días han confirmado su intención de acudir a esta convocatoria. El resultado será, esperan, similar o incluso superior a la de la subasta de enero, en la que ante 3.000 MW ofertados se presentaron propuestas por 9.700.

Soltec indica, por su parte, que también “puede ayudar a reducir los precios de la energía eléctrica en España incorporando energía solar, la fuente de generación más competitiva actualmente”. El impacto de los precios actuales en las condiciones de la subasta es, de todos modos, aún incierto.

Según Salmerón, la subida del coste de la electricidad se está trasladando del plazo corto al medio plazo, si bien las previsiones a dos o más años vista aún son poco sólidas. En cambio, el coste de las instalaciones puede encarecerse “tanto por el precio del terreno como por el coste de los materiales”, y así, “aumentar las expectativas de precio de los participantes”. En el mes de enero, el precio de la subasta se quedó en 25 euros el MWh cuando el mercado mayorista marcaba entonces 71. Algo más de la mitad del récord de 122 de esta semana. Empresas como EDP Renovables consideran que los récords alcanzados en el mercado mayorista y la urgencia climática “consolidan a las renovables como alternativa limpia, equilibrada y sostenible”. La subasta “supone una medida eficaz para asegurar dicho cambio”, añaden.

En la misma línea, Soltec considera positivo el hecho de que el Ministerio [de Transición Ecológica y el Reto Demográfico] “siga la hoja de ruta marcada incorporando importantes volúmenes de potencia fotovoltaica en España”. También Solaria ve con buenos ojos la puesta en marcha de esta subasta. “Es una oportunidad para consolidar la energía solar fotovoltaica en España”, decía su director general Darío López. “Favorece el acceso a una energía más rentable y accesible para la población”, remacha.

Esta subasta confirma el avance hacia un mercado energético más equilibrado y que permitirá impulsar la transición energética acorde a los objetivos de la Estrategia de Descarbonización a largo plazo para 2050.

Novedades en la puja

La subasta llega con dos novedades relevantes. Un cupo ultrarrápido de 600 Mw prevé favorecer a los consumidores acelerando el despliegue renovable (y aumentando oferta) porque las instalaciones deberán conectarse a la red en ocho meses como máximo. Pero, según Salmerón, el volumen es insuficiente para cambiar la dinámica de precios “si se mantiene el precio del gas y de los derechos de emisión del CO2 a los niveles actuales”.

Asimismo, se reservan 300MW para instalaciones fotovoltaicas de menos de cinco Mw. “Una buena alternativa” en palabras de Soltec, “ya que integra en una solución los principales equipos de una planta, poniendo al alcance del pequeño productor las ventajas de una gran instalación”.

Normas
Entra en El País para participar