50 años del portazo de Nixon al patrón oro y a Bretton Woods

Suspendió la convertibilidad del dólar contra el oro

La decisión abrió la puerta al sistema de libre fluctuación aún en vigor

patron oro nixon
El expresidente de EE UU, Richard M Nixon, y su secretario del Tesoro, John Connally, en 1971.

Hace 50 años, una frase del expresidente de Estados Unidos Richard Nixon cambió el rumbo del sistema financiero internacional. “He ordenado al Secretario del Tesoro a defender el dólar contra los especuladores”, explicó el trigésimo séptimo inquilino de la Casa Blanca, mirando fijamente a la cámara. Así informaba al país que suspendía la convertibilidad de la moneda estadounidense contra el oro y otros activos de reserva. Ese agosto, el republicano puso fin al ya languideciente patrón oro que había regido la economía global 27 años, desde su diseño en la Conferencia de Bretton Woods.

La decisión del californiano dio paso entonces al dinero fiat (del latín hágase o que así sea), basado en la confianza de los agentes en la divisa y respaldado por el Estado, en vez de estar respaldado por su convertibilidad en oro u otras divisas.

Era el caso del dólar hasta 1971, la única moneda que hasta entonces podía cambiarse por oro (una onza, por 35 dólares), según el acuerdo al que llegaron los Aliados de la Segunda Guerra Mundial en la Conferencia de Bretton Woods (1944), escenario también del nacimiento de instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

El diseño de este sistema obligaba a cada país miembro del FMI (183 actualmente) a mantener un tipo de cambio fijo frente al dólar, cuyo valor en oro estaba respaldado por el banco central estadounidense.

Pero el sistema no valdría para siempre. La recuperación de las economías de Alemania y de Japón rebajó el peso EE UU en la economía mundial. En un contexto de inflación (es decir, más dólares), el tipo de cambio fijo ya no reflejaba la situación económica de los países. En ello influyó también la deuda asumida por EE UU para cubrir los gastos de la Guerra de Vietnam y los programas de gasto social, como explica a Efe Miguel Otero Iglesias, investigador del Real Instituto Elcano.

El primer aviso llegó en 1965 cuando Francia mostró la vulnerabilidad del patrón oro al convertir en metal 150 millones de dólares. Un importante vaciado de la Reserva Federal (Fed) y el primer paso para llevar al sistema al colapso. La afrenta francesa fue secundada por Alemania, que en mayo de 1971 abandonó el sistema.

Protestas en Londres contra los acuerdos de Bretton Woods, en 1945.
Protestas en Londres contra los acuerdos de Bretton Woods, en 1945.

Además, según Otero, la fortaleza del dólar como líder del patrón oro se había agrietado por la creación de un mercado privado de oro y la aparición de los mercados crediticios no regulados (euromercado). “Esto atrajo capital de EE UU a la City de Londres y se produjo una sangría de depósitos hacia el Reino Unido (que ofrecía un tipo de interés superior), lo que generó una gran presión sobre el dólar”, señala.

Finalmente, en 1973 se permitió la libre flotación de las monedas en los mercados de divisas, que eliminó el anclaje de estas a un tipo de cambio fijo y dio paso al sistema actual de fluctuación según la oferta y demanda.

La libre flotación se consolidó con la devaluación del dólar en 1985, en los acuerdos del hotel Plaza. Un sistema monetario, el actual, que pese a las periódicas turbulencias ya ha estado en vigor más tiempo que el de Bretton Woods.

Del oro al 'token'

Representaciones del bitcóin.
Representaciones del bitcóin. REUTERS

El futuro sistema monetario internacional tiene un sonido más digital que metálico para el economista José Carlos Díez, quien explica a Efe que la revolución vendrá de la mano de la tokenización o monedas digitales.

“Habrá dinero digital pero coexistirá con el analógico”, señala Díez, una teoría con la que coincide el profesor del Instituto Empresa Jaime García-Legaz, quien considera que los bancos centrales han acelerado sus planes para diseñar monedas digitales públicas (CBDC) para combatir el surgimiento de criptomonedas como bitcóin y ethereum.

Esta representación digital del dinero fiat abarca proyectos como el EuroChain, desarrollado por el Banco Central Europeo (BCE); FedCoin, de la Reserva Federal de EE UU y el RubloCoin de Rusia, prevista para diciembre de 2021.

Normas
Entra en El País para participar