7 fotos

Normal, el restaurante más normal de los Roca

Los dueños de El Celler de Can Roca abren en el barrio antiguo de Girona un local que ensalza la cocina cotidiana

  • Tenían ilusión por abrir un restaurante en el barrio antiguo de su ciudad, Girona. Y surgió la oportunidad: el propietario de un local, que se quedó vacío, le ofreció a los hermanos Roca –Joan, Josep y Jordi– la opción de abrir un negocio en este espacio. El casero quería que una casa sólida, como es El Celler de Can Roca, se hiciera cargo del establecimiento del Barri Vell.rn
    1Tenían ilusión por abrir un restaurante en el barrio antiguo de su ciudad, Girona. Y surgió la oportunidad: el propietario de un local, que se quedó vacío, le ofreció a los hermanos Roca –Joan, Josep y Jordi– la opción de abrir un negocio en este espacio. El casero quería que una casa sólida, como es El Celler de Can Roca, se hiciera cargo del establecimiento del Barri Vell.
  • Fue la excusa perfecta, además del sentido común que siempre aplican a sus negocios, lo que les llevó a abrir Normal. “Hemos sobrevivido, podemos invertir y generar empleo”, asegura Joan Roca. Del restaurante se ocupan 14 personas, que hasta ahora trabajaban en la casa madre, lideradas por la jefa de cocina, Elisabet Nolla, el jefe de sala, Joaquim Cufré, el sumiller, Joël Calsina, y Cris Marín, al frente de la cocina dulce.
    2Fue la excusa perfecta, además del sentido común que siempre aplican a sus negocios, lo que les llevó a abrir Normal. “Hemos sobrevivido, podemos invertir y generar empleo”, asegura Joan Roca. Del restaurante se ocupan 14 personas, que hasta ahora trabajaban en la casa madre, lideradas por la jefa de cocina, Elisabet Nolla, el jefe de sala, Joaquim Cufré, el sumiller, Joël Calsina, y Cris Marín, al frente de la cocina dulce.
  • Todo es normal, desde el espacio, diseñado con materiales normales y atemporales, cuyo interiorismo firma Andreu Carulla, a unos vinos normales, empeño del sumiller Josep Roca, que desea ensalzar la cultura payesa y el vino de pueblo, a una cocina de raíces, con la que se quiere reforzar el gesto de la cocina a fuego vivo, de la cazuela a fuego lento, de la tajada y de los aromas perdidos. rn
    3Todo es normal, desde el espacio, diseñado con materiales normales y atemporales, cuyo interiorismo firma Andreu Carulla, a unos vinos normales, empeño del sumiller Josep Roca, que desea ensalzar la cultura payesa y el vino de pueblo, a una cocina de raíces, con la que se quiere reforzar el gesto de la cocina a fuego vivo, de la cazuela a fuego lento, de la tajada y de los aromas perdidos.
  • Desde las croquetas de leche cruda de oveja y jamón ibérico (2,5 euros la unidad), a una tortita de gambita blanca con mayonesa picante y lima (4 euros la unidad), a los clásicos calamares a la romana de Can Roca, con la receta de la progenitora, Montserrat Fontané (10 euros), al bocadillo de riñones de conejo al Jerez (5 euros), una tortilla homenaje a Sacha [el restaurante madrileño, autor de la tortilla vaga, hecha por un lado] de carpaccio de gamba roja y jugo de su cabeza (23 euros), al brazo de patata y atún con emulsión de oliva verde (11 euros).
    4Desde las croquetas de leche cruda de oveja y jamón ibérico (2,5 euros la unidad), a una tortita de gambita blanca con mayonesa picante y lima (4 euros la unidad), a los clásicos calamares a la romana de Can Roca, con la receta de la progenitora, Montserrat Fontané (10 euros), al bocadillo de riñones de conejo al Jerez (5 euros), una tortilla homenaje a Sacha [el restaurante madrileño, autor de la tortilla vaga, hecha por un lado] de carpaccio de gamba roja y jugo de su cabeza (23 euros), al brazo de patata y atún con emulsión de oliva verde (11 euros).
  • Una cocina cotidiana, marcada por la cercanía del mercado, que aborda un recetario espontáneo pasado por el filtro del academicismo, detalla Roca, que añade que es como una pequeña orfebrería, en la que todo es artesanal. rn
    5Una cocina cotidiana, marcada por la cercanía del mercado, que aborda un recetario espontáneo pasado por el filtro del academicismo, detalla Roca, que añade que es como una pequeña orfebrería, en la que todo es artesanal.
  • En la carta hay dos arroces, a la llauna de anguila y tirabeques (17 euros), y meloso de pichón y setas de temporada (25 euros). Entre los pescados, merluza con almejas y salsa verde (36 euros), en carnes, solomillo Wellington (33 euros), y de postre, tarta al whisky con helado de yema de huevo (12 euros). rn rn
    6En la carta hay dos arroces, a la llauna de anguila y tirabeques (17 euros), y meloso de pichón y setas de temporada (25 euros). Entre los pescados, merluza con almejas y salsa verde (36 euros), en carnes, solomillo Wellington (33 euros), y de postre, tarta al whisky con helado de yema de huevo (12 euros).
  • Normal: Plaça de l’Oli 1. Girona. Tel. 972 43 63 83. www. restaurantnormal.com
    7Normal: Plaça de l’Oli 1. Girona. Tel. 972 43 63 83. www. restaurantnormal.com