Wallbox promete a sus inversores la instalación de nuevas plantas por todo el mundo

La firma española saldrá a Bolsa en el tercer trimestre con una SPAC en Nueva York

Uno de los cargadores de Wallbox.
Uno de los cargadores de Wallbox.

Wallbox, fabricante español de cargadores de coches eléctricos es la empresa, dentro de su sector, que más ha crecido en los últimos años y espera mantener la tendencia, con la expansión internacional del grupo. Así lo destacó este martes su CEO y cofundador, Enric Asunción, en el día del inversor de la empresa, donde presentó sus productos y sus previsiones a medio y largo plazo.

Wallbox ingresó 32 millones de dólares (27 millones de euros) en el primer semestre de 2021, multiplicando por cuatro las ventas obtenidas en el mismo periodo de 2020. Esta cifra supone un 30% más que las ventas logradas en todo el ejercicio 2020, superando, incluso, las expectativas de la propia compañía.

El crecimiento del negocio estuvo impulsado por la expansión geográfica en nuevos países y, sobre todo, por la entrada en el mercado estadounidense (ahora está preparándose para cotizar en el tercer trimestre con una Spac en Nueva York, valorada en más de 1.200 millones de euros). La compañía prevé llegar a 2.115 millones en ventas en 2027. Wallbox cuenta con 3 fábricas y 9 oficinas en tres continentes, y prevé construir otra instalación en Barcelona que estará lista en 2026, ampliando su superficie. Este es un primer paso, afirmó Asunción, para instalar nuevas plantas repartidas en todo el mundo.

La compañía se presentó ante los inversores como la alternativa que rompe con las principales barreras en el proceso de transición hacia las energías limpias: el número de estructuras de recarga y la falta de información sobre su localización.

Cualquier ubicación

En esa línea, la empresa defiende haber diseñado los cargadores con la energía más potente del mercado, así como la aplicación MyWallbox, que permite al usuario manejar el cargador desde cualquier ubicación. Concretamente, destaca su Gama Pulsar, la más conveniente para el hogar, donde ha detectado que se realizan el 70% de las recargas. También cuenta con los cargadores públicos Supernova, que permiten una autonomía de 100 km. Iberdrola ha adquirido los 1000 primeros que ha fabricado.

Actualmente, la empresa tiene una capacidad de producción de más de 500.000 cargadores al año, que se venden en 70 países. Uno de sus objetivos, afirma, es acelerar la entrega de sus productos a un máximo de 72 horas.

Software de gestión de energía

Jordi Lainz, director financiero de Wallbox, resaltó a los inversores que entre sus objetivos, esta “continuar con su actividad principal de ventas de hardware”. Pero también está entre sus prioridades lanzar nuevas tecnologías con características complementarias, de software de gestión de la energía”.

Normas
Entra en El País para participar