Repsol prepara más de 600 millones de inversión en proyectos portuarios

Bilbao, Tarragona, Cartagena y A Coruña copan las principales iniciativas

Repsol ha decidido apostar por la transformación de sus instalaciones en los puertos españoles para adaptar su actividad a la transición ecológica. La compañía energética tiene preparadas inversiones por más de 600 millones solo en los puertos de Bilbao, Tarragona, Cartagena y A Coruña y ha diseñado más proyectos en otros complejos portuarios para acompañar el giro verde que acometerá en los próximos años, por lo que la inversión total será sensiblemente superior.

Los negocios de Repsol están estrechamente vinculados a los puertos, ya que suponen polos logísticos de las refinerías y complejos petroquímicos. Por ello las inversiones en estas instalaciones resultan clave para alcanzar el objetivo de descarbonización, ya que Repsol aspira a ser una compañía cero emisiones netas en 2050.

Puerto de Bilbao

Repsol tiene en marcha tres grandes proyectos en el puerto de Bilbao. En el primero de ellos invertirá inicialmente 60 millones para levantar una de las mayores plantas de todo el mundo para producir combustibles sintéticos cero emisiones netas a partir de hidrógeno renovable. Lo que destaca de estos combustibles es que se producen con agua y CO2 como únicas materias primas y podrán utilizarse en motores de combustión de coches, aviones y camiones, además de que tendrán otras aplicaciones. La instalación estará operativa en un plazo de cuatro años.

El segundo proyecto, que se ubicará junto al primero, está liderado por Petronor, y consistirá en la construcción de una planta de generación de gas a partir de residuos urbanos. Este gas se empleará para sustituir parte del consumo de combustibles tradicionales de la refinería vasca, que es una de las que tienen mayor capacidad de España. La inversión será de 20 millones de euros. En una primera fase, esta planta podrá procesar unas 10.000 toneladas al año de residuos urbanos y su capacidad podrá ampliarse posteriormente hasta 100.000 toneladas al año, que para dar una idea la magnitud, aproximadamente, equivale a todos los residuos urbanos del entorno.

El tercero de los proyectos es también el más ambicioso. Se trata del Corredor Vasco del Hidrógeno BH2C, que ha estado impulsado por Repsol y Petronor y que pretende crear en Euskadi un hub europeo del hidrógeno verde. Se trata de un macroproyecto en el que participan unas 130 empresas e instituciones y supondrá una inversión total de 1.400 millones de euros hasta 2026.

Puerto de Tarragona

El pasado mes de marzo Repsol presentó junto a la Autoridad Portuaria de Tarragona y el Ayuntamiento de Vila-Seca el proyecto Calípolis Next Generation, un complejo industrial, logístico, paisajístico y turístico, que aspira a convertirse en una de las iniciativas financiadas por el Fondo de Recuperación Europeo.

La propuesta incluye 11 proyectos que suman un valor de 259,5 millones de euros, entre los que se incluyen la urbanización de una nueva Zona de Actividades Logísticas (ZAL) y la recuperación de un espacio protegido incluido en la Red Natura 2000. También la instalación de un arrecife de biotopos.

La ampliación de las instalaciones portuarias de Repsol permitirá el atraque de grandes buques en su pantalán y dotará de mayor flexibilidad en el aprovisionamiento de las materias primas con la construcción de dos depósitos soterrados, de forma que mejorará la actividad logística de la compañía.

Puerto de Cartagena

El puerto de Cartagena está estrechamente vinculado a la actividad de la refinería de Repsol en el municipio. La compañía energética es uno de los principales motores del puerto (concentra el 70% de la actividad) y tiene planeado construir la primera planta de biocombustibles avanzados de bajas emisiones de España, que supondrá una inversión de 188 millones y capacidad para producir 250.000 toneladas al año de hidrobiodiésel, biojet, bionafta y biopropano. La planta empezará a construirse este año y se prevé que esté operativa en 2023.

De forma paralela a la construcción de la planta, se ejecutarán los trabajos necesarios de interconexión de líneas, tanto en la zona del puerto como en el interior de la refinería, para el movimiento de la materia prima y los productos resultantes del proceso.

Puerto de A Coruña

Repsol es una de las principales empresas del municipio a través de su refinería. Su actividad está repartida entre el Puerto Interior y el Puerto Exterior. Y precisamente, la compañía está realizando un proyecto para trasladar los tráficos de crudo al Puerto Exterior de Punta Langosteira, con una inversión de 126 millones. La puesta en marcha de la nueva terminal de crudo tendrá lugar en agosto de 2022.

Además, las nuevas instalaciones logísticas en Punta Langosteira ayudarán a la creación del hub de energías renovables que supondrá A Coruña Green Port, una iniciativa a la que se ha sumado Repsol que está impulsada por la Autoridad Portuaria coruñesa para optar a los fondos Next Generation.

Otras iniciativas en puertos españoles

Transporte marítimo. En los puertos de Santander y Bilbao Repsol está construyendo dos terminales de suministro de bunker de gas natural licuado (GNL) que servirán como combustible para el transporte marítimo dentro de los planes de descarbonización. Los proyectos, que entrarán en operación en 2022 y 2023 respectivamente, están cofinanciados por la Unión Europea. Desde estas instalaciones se suministrará a parte de la flota de Brittany Ferries que cubre la ruta entre Santander y Portsmouth y Bilbao y esta misma ciudad inglesa. Asimismo, Repsol ha descargado a lo largo de 2020 un total de 28 barcos de GNL, el equivalente al 11% de las descargas totales que hubo en el sistema español, repartidos entre las terminales de Bilbao, Barcelona, Cartagena, Huelva y Sagunto

Suministro de fueloil bajo en azufre. Dentro de la estrategia para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas en 2050, Repsol comenzó en 2020 el suministro por cisterna de fueloil bajo en azufre impulsado por la entrada en vigor el pasado año de la norma de la Organización Marítima Internacional (OMI), que limitó el contenido máximo de azufre de los combustibles marinos en aguas internacionales al 0,5%, frente al 3,5% anterior.

Normas
Entra en El País para participar