Las retribuciones de Robinhood son el paraíso de las acciones meme

No las vincula a métricas financieras o de objetivos cualitativos, aparte del precio de la acción, y la duración del servicio

Sede de Nasdaq, en Nueva York.
Sede de Nasdaq, en Nueva York. EFE

Para los arqueros, un Robin Hood es cuando una flecha parte a otra en el mismo punto. Robinhood Markets ha conseguido algo parecido al vincular los premios a los ejecutivos al precio de las acciones, que casi se duplicó brevemente el miércoles, su quinto día como cotizada. En el mejor de los casos, el bróker ha perdido una oportunidad y, en el peor, ha creado incentivos preocupantemente sesgados.

Ningún inversor dudaría de que los cofundadores Vlad Tenev y Baiju Bhatt se preocupan por el bienestar de la empresa a largo plazo. Son grandes propietarios de sus acciones y tienen la mayoría de los votos. Pero Robinhood redobló la apuesta cuando repartió premios antes de la OPV. Dio a sus dos principales ejecutivos acciones restringidas que solo se pagarán si se quedan y si el precio de las acciones alcanza ciertos niveles y se mantiene durante 60 días.

Es importante, pero no es suficiente. Otras empresas, incluso las especulativas, lo hacen mejor. GameStop vincula la remuneración de los ejecutivos a métricas como el ebitda. El comité de compensación debe tener tres miembros, en comparación con los dos de Robinhood, que no detallaba, en el momento de su última presentación, ninguna recompensa vinculada a métricas financieras o de objetivos cualitativos, aparte del precio de la acción, y la duración del servicio.
Un gesto útil habría sido condicionar los premios al saneamiento de algunas de las muchas incertidumbres legales y regulatorias, que incluyen múltiples demandas de clientes descontentos y una investigación de la SEC. En Wells Fargo, la paga del jefe Charlie Scharf está explícitamente vinculada a la reparación de las barreras regulatorias tras años de abusos a los clientes, anteriores a su mandato.

Robinhood debería conocer la insensatez de asumir que las cotizaciones reflejan el buen rendimiento y el esfuerzo de los ejecutivos. Tal vez la remuneración futura sea más exigente. Hasta ahora, Tenev solo ha dado a los inversores que buscan esa disciplina otra razón para dudar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías