La crisis interrumpe la convergencia del nivel de vida de los países del sur con los del norte de la UE

Las condiciones de vida de ambas zonas del Viejo Continente se estaban aproximando de manera paulatina desde el final de la crisis financiera, según señala el Banco Central Europeo

La presidenta del BCE, Christine Lagarde.
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. Reuters

El Banco Central Europeo (BCE) ha alertado este jueves en un informe de que la convergencia de los niveles de vida de los países del sur con los del norte de Europa se ha visto interrumpida temporalmente como consecuencia de la pandemia del coronavirus. “La crisis financiera mundial y de la deuda soberana de la zona euro dio lugar a importantes divergencias entre países, que se acumularon entre el primer trimestre de 2008 y el primer trimestre de 2013, seguidas de un proceso de convergencia. El choque del Covid-19 ha desencadenado divergencias renovadas, aunque en general menores”, indica el estudio.

El BCE explica que la pandemia ha hecho que Alemania, Países Bajos y otras naciones europeas con un nivel de vida superior a la media (excepto Austria), han visto deteriorados sus niveles de vida en menor medida que sus vecinos del sur, como España, Grecia, Italia o Portugal, donde la caída ha sido mayor, lo que ha provocado que la brecha entre el norte y el sur aumente. La excepción han sido Malta y Chipre, países que se sumaron a la Unión Europea entre 2007 y 2015, los cuales han continuado acercando su nivel de vida al de la media europea.

Así, España y Portugal han sido los países de la eurozona que han experimentado una mayor caída del PIB respecto a sus niveles precrisis, con sendas bajadas del 9,3% y el 9,1%, respectivamente. La contracara ha sido Irlanda, donde este indicador ha subido un 13,2%. Lejos, en segunda posición se coloca Estonia (con un aumento del 3,4%); Luxemburgo (3,2%) y Lituania (un 1,1%), siendo estas las únicas naciones europeas con un PIB actual mayor al que tenían antes del comienzo de la pandemia. En toda la zona euro, en el primer trimestre de este año, el PIB se ha situado un 4,5% por debajo del nivel precrisis.

Desde el Banco Central Europeo, si bien han resaltado “la extraordinaria reacción política” a la crisis en el conjunto de países la Unión, han alertado de que los riesgos “de secuelas” en los países más golpeados por la pandemia siguen siendo altos. “Dada la importancia de los factores estructurales para explicar el aumento de la heterogeneidad, el impacto inicial del shock pandémico puede conducir a divergencias de crecimiento más duraderas en el futuro”, señala el estudio.

Normas
Entra en El País para participar