Movilidad sostenible

QEV Tech, Btech y Ronn Motor crean una ‘joint venture’ para reindustrializar Nissan Barcelona

Su candidatura plantea una inversión de 1.000 millones en cinco años y crear 4.000 empleos directos, y la creación de un ‘hub’ de descarbonización

Planta de Nissan en Barcelona.
Planta de Nissan en Barcelona.

QEV Technologies, ingeniería catalana especializada en soluciones de movilidad eléctrica, se ha aliado en una joint venture con Btech y Ronn Motor Group, para presentar un proyecto para la reindustrialización de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. La alianza contempla una inversión de 1.000 millones de euros en los próximos cinco años y la creación de más de 4.000 empleos directos y cerca de 10.000 indirectos a través de una red de proveedores y colaboradores, según cuentan a CincoDías.

La suma de Ronn Motor Group al proyecto, donde QEV Technologies ejercerá como empresa tractora, supone que la compañía estadounidense ha abandonado su propuesta en solitario. Tras este movimiento, solo quedan tres candidaturas activas y oficiales para la reindustrialización de la citada planta de Nissan, según cuentan los socios.

El pasado abril, la comisión de trabajo par ala reindustrialización de las plantas de Nissan Motor Ibércia comunicó que había recibido 17 propuestas de 13 empresas. Está previsto que se tome una decisión a finales de septiembre.

Las tres empresas presumen de haberse afianzado con esta alianza en la “candidatura con más opciones”, con un plan centrado en el lanzamiento de un hub de descarbonización. “Un proyecto ambicioso e innovador, que cuenta con un gran apoyo empresarial e institucional, y que transformaría la fabricación de vehículos eléctricos y de hidrógeno en el país y situaría a España como un referente a nivel internacional en movilidad eléctrica”.

Las compañías señalan que el hub ha recibido cartas de adhesión por parte de más de 50 organizaciones, desde asociaciones sectoriales, universidades y centros tecnológicos a entidades financieras, energéticas, logísticas y de transportes y operadores de movilidad.

Las tres compañías apuestan por un plan estratégico centrado en el desarrollo de una amplia gama de productos eléctricos para vehículos industriales y de última milla, así como de plataformas eléctricas para bus y pequeños camiones.

La alianza no solo pondría en marcha la fabricación de vehículos, sino que está preparada para implementar una línea de fabricación bajo licencia, con el fin de multiplicar de manera importante el volumen de producción industrial, y por la que se han interesado más de 10 compañías, entre ellas Inzile, Volta, Quantron, HispanoSuiza, Lupa, Voltia, Ebro y la propia Ronn Motor.

El proyecto contempla también continuar con la producción de algunas de las líneas que ya tiene Nissan, como la e-NV200, bajo una nueva marca, y alojaría otros proyectos. Entre ellos, un centro de homologación y certificación de baterías con Applus Laboratorios, la fabricación de pilas de hidrógeno con Sisteam, o un centro de desarrollo de baterías dentro del hub por parte de Eurecat.

Ecopower, por su parte, planea convertir la producción de la pickup Navarra en otra eléctrica, resucitando la mítica marca Ebro, mientras QEV Technologies apuesta por fabricar una gama completa de vehículo de reparto con tres modelos de furgonetas eléctricas y dos plataformas eléctricas de autobuses de 8 y 12 metros.

“Nuestro objetivo es potenciar la movilidad sostenible de forma integral, pero buscando ahora la industrialización de vehículos para transformar profundamente la nueva movilidad, así como el transporte urbano y la última milla”, asegura Joan Orús, CEO de QEV Technologies.

El directivo defiende la amplia experiencia de los tres socios, dos de ellos españoles con más de 500 ingenieros. Según explica, su compañía lleva más de 20 años apostando por los vehículos eléctricos y una década fabricando superdeportivos eléctricos. Y Btech, una ingeniería especializada en los sectores automovilístico, aeronáutico, ferroviario y energético, son expertos en procesos de ensamblaje, industrialización, estampación y piezas de inyección. “Nuestra misión en el proyecto es aportar robustez en el desarrollo de producto de serie e industrial”, afirma su CEO, Rafael Ruiz.

Los tres socios también destacan que el proyecto del hub de descarbonización cuenta con la colaboración de la consultora Improva en el diseño conceptual y en la búsqueda de socios locales e internacionales.

Normas
Entra en El País para participar