Entrevista a la presidenta de BNP Paribas España

Cecilia Boned: "Jugamos con gran desventaja sobre la banca de EE UU"

“Los inversores están muy interesados en España” 

“Miramos todas las oportunidades que se nos presentan” 

 “Las mujeres son las que están diseñando la banca del futuro”

Cecilia Boned, presidenta de BNP Paribas España
Cecilia Boned, presidenta de BNP Paribas España

Cecilia Boned tiene un discurso claro, transparente. Totalmente creyente del “importante” papel que juega la banca en la sostenibilidad del planeta y en la igualdad entre las minorías, apuesta por el crecimiento de España. Fue nombrada presidenta de BNP Paribas España en 2017. Entró en el grupo en 1989. Es licenciada en Económicas y tiene un posgrado en finanzas internacionales por la Universidad de Paris IX Dauphine

¿Cómo ve el inversor a España?

La percepción global de España por parte de los inversores es buena, lo mismo que la de los economistas de fuera de España y de organismos internacionales. Todos prevén un crecimiento de España más fuerte que en el resto de la zona euro. Creo que los turistas europeos van a venir a España porque tiene una oferta casi inigualable. Pienso que somos más críticos los propios españoles con el país que lo que nos ven desde fuera. Hay un gran interés por lo que está pasando en España.

¿Cuáles son los sectores en los que los inversores están más interesados?

“Creo que el español es más crítico con el país que los de fuera”

Están muy interesados en el sector de energía, sobre todo renovables, donde las empresas españolas son líderes mundiales. Es un sector que atrae mucho porque hay planes de inversión en infraestructuras muy importantes. Las telecomunicaciones también es un sector muy importante, con grandes ampliaciones de capital. En el sector de salud tenemos actores con menor peso que en Europa, pero tenemos líderes en áreas de salud muy específicas. Es un sector en el que todo el mundo anticipa que vayan a pasar cosas como concentraciones, planes de expansión…etc. Tenemos en España grandes grupos familiares. En todos estos sectores los inversores anticipan que van a necesitar fondos, inversión.

¿Y en el sector financiero hay interés?

La pandemia ha acelerado su transformación. España es un claro ejemplo, y es obvio que el sector financiero, sobre todo el bancario, va a necesitar consolidarse sí o sí, porque estamos en un momento único, con tipos de interés muy bajos, incluso negativos, con previsión de que se mantengan un tiempo muy largo. Ante este panorama es muy difícil ganar dinero, más cuando los depósitos de tus clientes te cuestan dinero. En Europa, además, tenemos un mercado fragmentado porque la unión bancaria no acaba de despegar. Ante ello, los bancos deben buscar sinergias en sus mercados. Y el sector es muy importante. El 80% de la financiación de las empresas europeas es bancaria, y más en España, con empresas muy pequeñas, que no tienen forma de acceder al mercado de capitales. En este panorama necesitamos bancos muy fuertes, que tengan capacidad de absorber las pérdidas, y que sean rentables. Y esa es la paradoja en la que estamos. El propio sector necesita estas sinergias, estas consolidaciones, pero la ausencia real de un mercado bancario europeo está complicando mucho las cosas. Dicho esto, también hay operaciones, aunque no sea de la propia entidad, pero sí en plataformas a nivel europeo. Si no tienes como mínimo la plataforma europea, va a ser muy difícil seguir compitiendo. BNP Paribas es líder en Europa de gran parte de las plataformas y ahí si se dan movimiento de algunos bancos.

¿Entonces descarta fusiones de bancos en España o en Europa?

La reputación de la banca en Europa no es muy favorable. Las crisis no ayudan, pero el cliente opina mejor de su banco

En España, tras las fusiones, hay cuatro grandes actores que no deben estar muy lejos de controlar el 80% de cuota de mercado. No hay otro país europeo que haya hecho los deberes a este nivel. El sector bancario español ha sido absolutamente ejemplar. Pero las fusiones europeas tardarán. La unión bancaria penaliza en el fondo a los bancos europeos porque ¿cuáles son nuestros grandes rivales? Son tres o cuatro bancos americanos que tienen un mercado absolutamente abierto, operan de manera muy global. Es casi un oligopolio de bancos americanos, y frente a ello tenemos un sector europeo que tiene que lidiar con varios mercados, varias prácticas, una regulación que nos obliga a mantener la liquidez en cada uno de los países en los que operamos. Falta unificar aún muchísimas prácticas. Trabajamos queriendo ser globales, pero en realidad trabajamos en mercados fragmentados, y donde generar sinergias, multiplicar prácticas en varios países es prácticamente imposible. Estamos jugando con una gran desventaja.

Hace más de 20 años decidieron dejar la banca retail en España. ¿se han arrepentido?

Hicimos banca retail en España hace mucho, pero nos dimos cuenta rápidamente de que no era la forma de crecer en el país. Teníamos la guerra perdida, frente a la competencia de las cajas de ahorros. Y cambiamos de estrategia. La banca de oficinas no era el camino, y la prueba es que nos ha ido muy bien tras el camino de las alianzas. Somos la primera entidad financiera extranjera en España por resultados. Por balance es ING. Somos el número uno en varios segmentos de negocio. España debe aportar alrededor del 6% de los ingresos del grupo. La percepción del grupo por España es muy positiva. En el país tenemos todos los negocios, menos el de las oficinas. Ahora estamos lanzando nuestra iniciativa Nickel. Es una firma online que facilita el servicio bancario a personas que pueden encontrarse en exclusión financiera. En Francia hay un gran debate público sobre la exclusión financiera porque allí un banco te puede cerrar la cuenta si has tenido algún impago. Te quedas sin cuenta bancaria, y tienes que ir al Banco de Francia, casi suplicando para que te designe un banco para que te abra una cuenta. Te va a dar servicios casi obligados. Es un proceso que es muy humillante, por eso creamos Nickel. Hay mucha gente que no puede mantener cuentas bancarias porque no pueden pagar comisiones, ni tener los productos que piden para no pagarlas. No pueden comprar seguros, fondos de inversión, créditos. No tienen capacidad económica para ello. El mercado español es tan importante para BNP Paribas que decidimos que el primer mercado para exportar Nickel fuese España.

¿Qué tiene de extraordinario ­Nickel?

Es una plataforma muy potente de inclusión financiera y de cohesión territorial y de cohesión económica, de solidaridad. Es impresionante el respaldo de las administraciones públicas que está recibiendo Nickel, porque no es solo una herramienta de inclusión económica para la España vaciada. Con Nickel los ciudadanos van a poder tener servicios financieros básicos en el bar, en la librería, en el estanco, en algún punto de venta, o supermercado. Estamos muy emocionados con el respaldo que estamos teniendo. Es la herramienta que necesitamos para ayudar a los más desfavorecidos.

Pese a que los tipos bajos complican
los resultados de los bancos, es una buena noticia para nuestra economía

Acaban de cerrar la compra de la depositaría de Banco Sabadell, y mantienen otras alianzas con varios bancos españoles, entre ellos, con CaixaBank en renting. ¿Seguirán buscando oportunidades en España y firmando alianzas?

Cada vez que se ha presentado una oportunidad en el mercado nos hemos presentado tanto en depositaría y custodia, como en otros segmento de negocio. Nuestro modelo de negocio son las alianzas. Vivimos de esto. Ahora consolidaremos las que tenemos, y estaremos muy atentos a que aparezcan nuevas oportunidades. Sí, seguiremos buscando oportunidades de alianza en España, por descontado.

Hablemos de las salidas a Bolsa este año y de las operaciones corporativas.

El mercado en Europa y en España en particular se ha activado mucho. Hemos estado en todas las operaciones de mercado. La pandemia ha sido un acelerador de las transformaciones, es un momento en el que hay liquidez, en el que hay capacidad de inversión, en el que hay oportunidades. Y el entorno va a ser muy favorable. Van a producirse más operaciones corporativas, y las salidas a Bolsa va a estar animado.

¿Considera que la reputación de la banca está empeorando?

En general, en Europa la reputación de los bancos no es muy favorable. En España la crisis financiera con unas prácticas cuestionables, sobre todo de cajas de ahorros, no ayudó nada a la reputación del sector. Tenemos que mejorar la relación con el cliente. Nuestro compromiso es mejorar las relaciones con los clientes, con los empleados, con los accionistas, con la sostenibilidad, con la igualdad, con las minorías, con el mundo en todas sus facetas. Somos unos actores muy importantes para cambiar todo esto. Pero es cierto, que los clientes tienen una mejor opinión de su banco que del sector.

¿Qué papel juega la banca en la sostenibilidad del planeta?

Fundamental. Ahora todos los inversores están buscando activos verdes para invertir. No podemos estar haciendo dinero y dando la espalda a todo lo que está pasando en el mundo. Tenemos una acción muy comprometido con la sostenibilidad.

Volver al dividendo “es un signo de confianza" en el sector

Remuneración. “El levantamiento de las restricciones al dividendo es un signo de la confianza en el rol fundamental del sector bancario en la recuperación, y que permitirá animar las cotizaciones bursátiles de los bancos más solventes y que mejor han gestionado sus políticas de riesgos en este contexto”.

Tipos bajos. “A pesar de que el entorno de tipos bajos o negativos complica mucho los resultados de los bancos, es ciertamente una buena noticia para nuestra economía y para las finanzas públicas”.

La mujer en la banca. “El sector ha dado pasos de gigantes en el rol dela mujer en la banca, pero en banca de inversión, por ejemplo, sigue siendo un negocio muy masculino. Dicho esto, las mujeres son las que están diseñando la banca del futuro”.

Normas
Entra en El País para participar