El nuevo sistema de autónomos lleva a “inequidades” y “rompe el principio de contribuidad”

El Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social del Instituto Santalucia advierte que el cálculo de la pensión en España no depende del tipo de cotización, sino de las bases.

pensiones autonomos desigualdades

El Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social del Instituto Santalucía considera que el nuevo sistema de cotización de los trabajadores autónomos presenta inequidades. Así lo establece en el informe que ha elaborado sobre las modificaciones que se plantean en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Los expertos indican que el nuevo sistema de cotización supondría una ruptura del principio de contribuidad en España. Esto se debe a que el cálculo de la pensión de jubilación no depende del tipo de cotización, sino de las bases. Esto significa, de acuerdo al informe publicado, que profesionales con iguales carreras laborales, y con la única diferencia de que uno cotiza por el Régimen General y otro por el RETA, pagarían cuotas diferentes pero recibirían la misma pensión.

Régimen General vs RETA

En ese sentido, ponen como ejemplo la situación de dos profesionales, uno que esté dado de alta en el Régimen General y otro en el Régimen de Autónomos. Si ambos tuvieran una base mínima de 13.300 euros anuales, el del Régimen General cotizaría 3.763,9 euros, mientras que el del RETA, 3.300 euros por contingencias comunes en 2032. Aun así, ambos obtendrían una misma pensión a la hora de jubilarse. Sin embargo, en el caso de que la base fuera de 22.000 euros anuales, la cotización sería de 6.226 en el Régimen General y de 3.660 en el de Autónomos. Esto supone un 41% menos para obtener la misma pensión. Mientras que si tuvieran la base máxima de 48.841 euros anuales, la cotización sería de 13.822 en el Régimen General y de 12.900 en el RETA.

Partiendo de dichas situaciones, los investigadores creen que lo más acertado en este caso sería utilizar los rendimientos fiscales como base de cotización y que los autónomos tuvieran un tipo de cotización único que sea igual al del Régimen General.

Los investigadores concluyen que el RETA sale favorecido porque sus cuotas de cotización son inferiores a las del Régimen General, salvo cuando se trata de los rendimientos superiores a la base máxima. Detallan que con ambas cuotas se daría lugar a la misma pensión, aunque en el caso de los autónomos éstas podrían ser hasta un 41% inferiores.

Normas
Entra en El País para participar