Materias primas

Los laboratorios extraen los diamantes del sector de las joyas prémium

Pandora avanza un 13% tras anunciar que usará solo piedras sintéticas

Los laboratorios extraen los diamantes del sector de las joyas prémium

Audrey Hepburn representó a muchas mujeres hace casi 60 años al soñar con entrar en Tiffany's y probarse alguna de sus joyas con diamantes, a pesar de que su bolsillo no pudiera permitirse semejante gasto. Los precios no han descendido desde entonces, pero la ciencia ha permitido acercar esta piedra preciosa a firmas menos prémium.

Pandora, principal fabricante de joyas en el mundo por volumen, aunque por detrás de Cartier y Tiffany's en ventas y con unos precios más asequibles que estos, anunció en mayo el lanzamiento de su primera colección con diamantes sintéticos, para llegar a todo tipo de clientes y para seguir demostrando su compromiso con el medioambiente. Además, ya a finales del año pasado anunció que para 2030 todos sus artículos estarán fabricados con oro y plata reciclados.

Los inversores han aprobado esta decisión y en lo que va de año, las acciones de la firma danesa se revalorizan un 25%, del cual solo un 13% es desde mayo. El avance está ligado también al repunte del consumo tras la crisis económica de 2020 derivada de la pandemia. No obstante, esta crisis no ha sido tan relevante para las firmas de joyas y algunas temen que los desconfinamientos y el regreso de los viajes hagan que los consumidores vuelvan a gastar más en servicios y menos en artículos más materiales.

Pandora no ha sido la única marca en dar este paso. De Beers, perteneciente a Anglo American y con un monopolio casi absoluto hasta hace unas décadas sobre la oferta y los precios de los diamantes, ha lanzado una línea de estos minerales fabricados en laboratorios, aunque mantiene aquellos extraídos de las minas para los anillos de compromiso. Mientras tanto, la recuperación ha hecho que haya incrementado un 10% el precio de sus diamantes en bruto ante el aumento de la demanda de los centros que trabajan estas piedras preciosas, en Amberes (Bélgica) o India. Pese a ello, el comportamiento en Bolsa del grupo minero británico no es tan positivo: aunque suma un 21% en el año, ha perdido un 16% desde los máximos anuales alcanzados a principios de mayo.

Mientras tanto, otra de las grandes mineras extractoras de diamantes, Petra Diamonds, mejora respecto al inicio de la pandemia, pero sigue acumulando caídas: cede un 20% en el año, frente al 80% que perdió en 2020.

Pese a los signos positivos, la producción tardará dos o tres años en alcanzar los niveles prepandemia, según el informe Global Diamond Report 2020-2021, elaborado por Bain & Company y el Antwerp World Diamond Centre (AWDC). Sin embargo, ya entonces se situaba por debajo de los máximos logrados en 2017. A esta situación se suma la competencia que llega desde los laboratorios y las nuevas demandas de sostenibilidad que piden los consumidores.

Todo ello podría desembocar en dos caminos, según el informe. Su producción cada vez mayor está haciendo que los precios de los diamantes sintéticos caigan, lo que podría convertirlos en un sustitutivo de los naturales dirigido a un segmento de clientes diferente del prémium. Sin embargo, el estudio también plantea la posibilidad de que si se invierte la tendencia de diferenciación, estos diamantes estarían cada vez más presentes en el segmento de lujo y compensarían el descenso de la oferta de los extraídos de las minas.

Una de las firmas beneficiada de estos cambios es la estadounidense Diamond Foundry, entre cuyos inversores está el actor Leonardo DiCaprio, y que el pasado mes de abril alcanzó una valoración de 1.800 millones de dólares tras captar 200 millones de Fidelity. El objetivo de la empresa es multiplicar por cinco su producción en la planta de Washington hasta los cinco millones de quilates al año para finales de 2022, es decir, una cuarta parte de la producción de De Beers en 2020.

Los nuevos semiconductores

  • Alternativas para la industria. Los diamantes no solo se lucen en joyas. Sus propiedades los convierten en sustitutos de los semiconductores en un momento de escasez de estos materiales debido a la interrupción de la cadena de suministro por el Covid. Además, estos chips serán cada vez más necesarios por el auge del vehículo eléctrico.
  • España, a la cabeza de innovación. Diamond Foundry construirá en Trujillo (Cáceres) su primera factoría europea para la fabricación de diamantes sintéticos para uso como semiconductores con una tecnología punta pionera en el mundo: la tecnología de reactor de plasma patentada por la empresa y que necesita de mucha energía que obtendrán de una planta de autoconsumo solar fotovoltaico. Es decir, un proyecto sostenible y libre de emisiones.
Normas
Entra en El País para participar