China resalta la letra pequeña de una OPV prevista en Nueva York

Si Pekín apaga por la fuerza el hambre de OPV chinas en Wall Street, probablemente haga un favor a los inversores

China resalta la letra pequeña de una OPV prevista en Nueva York

El nuevo regulador de ciberseguridad de China ha resaltado los riesgos incluidos en la letra pequeña de los folletos de emisión. El Gobierno está investigando a las empresas chinas Full Truck Alliance y a la agencia de empleo online Kanzhun, ambas admitidas a cotización en Nueva York en junio, tras machacar a la app de viajes compartidos Didi a los pocos días de que atrajese una inversión de 4.400 millones de dólares en Nueva York.

El mazazo contra Didi es dramático por el momento escogido, pero el método es bien conocido. Los inversores estadounidenses se han quemado los dedos una y otra vez en OPV de empresas en sectores en riesgo de caer bajo la lupa de los reguladores. Ahora hay dos nuevas vueltas de tuerca: la llegada de un regulador de ciberseguridad dispuesto a demostrar su autoridad, y lo que podría ser una campaña más amplia de Pekín para disuadir discretamente a las empresas nacionales de entrar en las Bolsas estadounidenses

Por ejemplo, Reuters informó de que Waterdrop, apoyada por Tencent, tuvo que vérselas con los reguladores de seguros, aunque al final fue admitida, con una rentabilidad muy floja desde entonces. De las 25 empresas chinas admitidas a cotización en Nueva York este año, 17 están con el agua al cuello, con una rentabilidad negativa media del 22%, según un análisis de Breakingviews basado en datos de Refinitiv. Los abogados están preparando demandas de grupo por la OPV de Didi. Pero los accionistas no tienen por qué sorprenderse. La mano dura que Pekín ha aplicado a gigantes tecnológicos como Alibaba y Ant no ha sido precisamente un secreto, y sus objetivos están clarísimos. Didi señaló en su folleto de emisión que la ley de seguridad de datos aprobada en junio era un riesgo.

Hay más riesgos de los reguladores en camino. Además de la mano dura de China con sus empresas tecnológicas, Washington ha aprobado leyes para retirar la cotización a empresas chinas que no cumplan con la obligación de ser auditadas de aquí a 2024. Si Pekín está apagando por la fuerza el hambre de OPV chinas en Wall Street, probablemente les esté haciendo un favor a los inversores.