A Robinhood le apuntan demasiadas flechas

Como una gran parte de su valoración depende de la especulación, solo puede reforzarse hasta un límite

A Robinhood le apuntan demasiadas flechas

Robinhood Markets necesita el frenético mercado de valores que ayudó a crear para justificar su próxima oferta pública de venta de acciones. La plataforma de operaciones bursátiles podría aspirar a una valoración de 40.000 millones de dólares, lo cual parece factible por su rápido crecimiento. Pero la empresa también es demasiado vulnerable a las operaciones especulativas y a las investigaciones gubernamentales para funcionar en un mercado racional.

Los ingresos de Robinhood en sus cuatro trimestres más recientes fueron superiores a los 1.300 millones de dólares, y aumentaron cuatro veces más en comparación con el mismo periodo del año anterior. Suponiendo que mantenga el ritmo, los ingresos podrían alcanzar los 5.000 millones de dólares en el próximo año.

Pero esa valoración merece un gran descuento. Más del 80% de los ingresos en el primer trimestre procedían del pago para el flujo de pedidos, el negocio al que contribuyen las empresas como Citadel Securities. Estos ingresos también pueden ser vulnerables a la intervención regulatoria. Luego están las criptomonedas, que participan en uno de los negocios de crecimiento más rápido para Robinhood. Ese negocio se incrementó hasta más de 88 millones de dólares en los tres primeros meses del año. Pero más de un tercio de ese negocio provino de Dogecoin, la moneda que se creó originalmente como una broma. Y también están las investigaciones gubernamentales. Varias autoridades tienen a Robinhood en sus puntos de mira. La Oficina de la Fiscalía estadounidense de San Francisco ha llegado hasta el extremo de obtener una orden de búsqueda para incautar el móvil de su CEO Vlad Tenev. Robinhood ha dicho que también tiene conocimiento de 49 demandas colectivas relacionadas.

El equipo jurídico de la empresa cuenta con el expresidente de la SEC Dan Gallagher y John White, un ex alto cargo de la Comisión. Eso parece indicar que Robinhood se está protegiendo mucho para desviar las flechas. Sin embargo, como una gran parte de su valoración depende de la especulación, solo puede reforzarse hasta un límite.